Entorno Empresarial

Acuerdo de Asociación Transpacífico

México, como lo hemos venido comentando a lo largo de distintas entregas, es una de las economías más abiertas del planeta por virtud de los diversos Tratados de Libre Comercio, que suman 11 en la actualidad y que agrupan a 46 países del mundo, hacen que la economía mexicana sea una en constante crecimiento si se le compara con otras regiones del mundo.

No cabe duda, que el inicio de este proceso en 1986 con el ingreso de México al GATT, seguido por la cascada de acuerdos negociados y puestos en vigor desde entonces a la fecha, han hecho de nuestro país una de las economías más pujantes como queda de manifiesto por su volumen de comercio total que superará los 800 mil millones de dólares en 2015. La conclusión de las negociaciones aumenta la posibilidad de dinamizar aún más las exportaciones mexicanas a los distintos países del mundo que conforman esta nueva región comercial.

Pues bien, estas cifras tenderán a incrementarse conforme el dinamismo exportador mejore de acuerdo con las condiciones de la economía mundial y el impacto positivo que la devaluación de nuestra moneda tenga en favor de las exportaciones. Como parte de esta dinámica en materia de acuerdos comerciales en vigor, se ha anunciado por la Secretaría de Economía que ha quedado concluida la negociación del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP), que incluye 11 economías del mundo y que representan el 72% del comercio exterior de nuestro país y son origen del 55% de la inversión extranjera recibida por nuestro país.

“Para México, el acuerdo es de suma relevancia dado que abre nuevas oportunidades de negocio para el sector productivo mexicano en seis mercados de Asia-Pacífico (Australia, Brunei, Malasia, Nueva Zelandia, Singapur y Vietnam), la región que registrará el mayor crecimiento económico en los próximos veinticinco años. Además, el TPP fortalece la integración de las cadenas productivas de México, Estados Unidos y Canadá, contribuyendo a la meta de convertir a América del Norte en la región más competitiva del mundo y consolida el acceso preferencial a los mercados de Chile y Perú, socios comerciales prioritarios de México; y profundiza las preferencias de acceso al mercado de Japón”.