Tribuna sembradora

La monarquía española

La monarquía es la institución clave en la historia de España. Julián Marías

 

Para los pueblos hispanoamericanos resulta difícil entender un sistema como la monarquía en un mundo republicano, el que se consolida en la mayor parte del planeta. Pero no sucede lo mismo en muchas naciones de los continentes africano y asiático, ni en países de Europa Central, tales como Bélgica, Dinamarca, Gran Bretaña, Holanda, Liechtenstein, Luxemburgo, Mónaco o Noruega.

Desde luego, hay que agregar a España, la que entra en el relevo monárquico, al abdicar el rey Juan Carlos de Borbón a favor de su hijo, el que llevará el nombre de Felipe VI. En este momento se diría que hay júbilo en la mayoría de la población española, en virtud de que se entendía el natural cansancio del monarca Juan Carlos.

Con todo, podemos decir que la actual monarquía española, fuera de algunos sucesos que han empañado la positiva imagen de la misma y donde el papel de la reina Sofía ha sido determinante para bien, se ha mantenido dentro de la discreción propia de una institución secular cuya validez hoy se discute con vehemencia al calificársele de onerosa y anacrónica.

Conversando esta semana con un ejecutivo británico, éste, al ser cuestionado por un paisano mexicano que le expresaba su disgusto por la monarquía y alegaba su alto costo para el contribuyente, argüía que sí tiene un costo económico esta monarquía (20 dólares anuales por habitante), pero que es bastante bajo, tomando en consideración el equilibrio político que representa y los beneficios que aporta.

En el caso de España, esta monarquía ha dado muestras de nacionalismo. Por eso el Parlamento respalda a la Corona. Y en caso de que se abriera una consulta popular acerca de esta institución, lo más probable es que la mayoría del pueblo español votaría por la persistencia de la misma, para sorpresa de muchos (Club Sembradores de Amistad Regiomontano AC).

jose.mendirichaga@udem.com.mx