Tribuna sembradora

La actividad hotelera

“Actualmente hay seis hoteles en construcción en la entidad”. Aurelio Garza, AMHNL

En las primeras columnas del año hemos venido analizando el comportamiento de la economía en sus distintos sectores. En el de comercio y servicios queda incluida la actividad hotelera, que en Nuevo León, de acuerdo a sus dirigentes, aumentó en 2013 un diez por ciento.

Es sano este crecimiento, porque nos acercamos a los niveles de ocupación que se registraban en 2008, año de la crisis asociada a quiebras financieras que pusieron en jaque al sistema bancario internacional.

A lo anterior, hay que sumar el aspecto de la inseguridad durante los últimos años, lo que en 2013 se vio reducido en el número de asaltos, secuestros y enfrentamientos entre los distintos cárteles del crimen organizado.

De acuerdo al presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles, Aurelio Garza, en 2013 hubo en Nuevo León una ocupación hotelera de 120 mil cuartos, lo que dejó una derrama económica de 3 mil 500 millones de pesos. Y para 2014 y 2015 se estima un crecimiento del cuatro por ciento sobre la actual oferta, alrededor de 700 habitaciones más, lo que generaría cerca de mil empleos directos y 3 mil indirectos.

Pero los hoteleros no pueden, por sí solos, lograr estas metas, si no se da una publicidad institucional por los distintos niveles de gobierno, limpieza en las calles, mejor alumbrado, eficiente transporte público y policía de proximidad que garantice la seguridad de los turistas nacionales y extranjeros.

La Plaza Morelos luce sucia y descuidada, y allí se ubica media docena de los hoteles de mayor tradición en la ciudad.

Otro tanto puede decirse de la Calzada Madero, donde igualmente existen muchos hoteles que brindan hospedaje y alimentación a miles de visitantes.

Y esta es labor sobre todo del Ayuntamiento de Monterrey, cuya cabeza es Margarita Arellanes.

jose.mendirichaga@udem.com.mx