Tribuna sembradora

Viene el papa Francisco

Le he expresado que el pueblo
de México es católico,
pero especialmente guadalupano.

Enrique Peña Nieto

 

 

Sin duda la invitación que en días pasados hizo el presidente Enrique Peña Nieto al papa Francisco en ciudad del Vaticano para que el Pontífice visite México, es una noticia que alegra a la mayoría del pueblo mexicano y que se liga a las anteriores visitas de los papas Juan Pablo II y Benedicto XVI.

¿Cuáles eran y son las principales preocupaciones del papa Francisco acerca de nuestra nación? De acuerdo a fuentes del Vaticano, la inseguridad, la migración y la libertad religiosa. La primera porque, aunque se hable de una cierta mejoría, ésta no es del todo constatable en estadística; la segunda, porque a través de nuestro país se desplazan miles de hermanos centroamericanos que se dirigen a los Estados Unidos en búsqueda de una mejor condición laboral y social; y la tercera, porque aunque se ha modificado la Constitución en el artículo 130, aún hay restricciones para el pleno ejercicio de esta libertad religiosa, particularmente en lo que se refiere a educación, salud, comunicación y otros renglones.

Por su parte, la vista de Peña Nieto, sin afanes electoreros o de otro orden, se da en el marco de una apertura buscada por este gobierno que se acerca al tercio del mandato y hace esfuerzos por mejorar la economía, el empleo, la seguridad, la salud y varios aspectos más que integran el bienestar general. 

Peña Nieto ha sido moderado, pero lo suficientemente cálido en su saludo. Acompañado de la primera dama del país, de integrantes de su familia y de varios funcionarios, el joven mandatario ha dicho al Papa que en México “se le quiere y respeta”, lo cual es cierto. Otras interpretaciones acerca de la visita aún no definida, parecen apartarse del sentido ya expresado por quien lleva la responsabilidad de la nave nacional (Club Sembradores de Amistad Regiomontano, AC).

 

jose.mendirichaga@udem.com.mx