Tribuna sembradora

Padre Francisco Migoya, S.J.

Para mayor gloria de Dios. San Ignacio de Loyola

 

Hace tres semanas falleció en esta ciudad el padre Francisco Migoya Covarrubias, de la Compañía de Jesús. Había nacido en 1919; ingresó con los jesuitas en 1938 y fue ordenado sacerdote en 1951. Era licenciado en filosofía por la Universidad Complutense, maestro en ciencias de la educación por Loyola University y doctor en teología por la Universidad Gregoriana. Con todo, siempre combinó las cuestiones académicas, en las que se distinguió, con el ejercicio pastoral y la impartición de los sacramentos.

En 2001 sus superiores le pidieron que se hiciera cargo de la Biblioteca Loyola de Monterrey, en la Casa de la Iglesia, junto al Seminario Menor de Corregidora. De la Casa de Ejercicios de Cuernavaca recibió unos 7 mil libros, que él llevó en 13 años a 25 mil 500, conservando igualmente 117 colecciones de revistas impresas, 40 de las cuales se mantienen actualizadas. La página electrónica de la Biblioteca deja ver el dinamismo de su estructura, la que es fuerte en Sagrada Escritura, Historia de la Iglesia, Religiones, Ciencias Humanas y Arte. Seguramente el superior de la residencia, P. Diego Martínez, S.J., estará estudiando cómo conviene apuntalar este espacio, ya sin la presencia del P. Migoya.

Muchos apostolados y destinos tuvo Francisco Migoya a través de su larga vida, pero dos de los más importantes posiblemente hayan sido su trabajo académico en la Universidad Iberoamericana, de 1966 a 1971, y su impulso a la Biblioteca Loyola y a los Coloquios de Historia, aquí en Monterrey. Su último libro, Muerte y resurrección de la Compañía de Jesús, 1773-1814, UIA, México, 2013, confirma su vocación de escritor, sin olvidar otros títulos como El jesuita que se enfrentó a Hitler, Buena Prensa, México, 2011. Descanse en paz el padre Francisco Migoya Covarrubias, S.J. (Club Sembradores de Amistad Regiomontano, AC).

jose.mendirichaga@udem.com.mx