Tribuna sembradora

Mejora de los salarios

No a una economía de la exclusión y la inequidad.Papa Francisco

 

Ha vuelto a ponerse sobre la mesa el tema del necesario incremento de los salarios en México. Miguel Ángel Mancera, jefe de gobierno del DF, planteó su propuesta de que el salario mínimo, empezando en la propia estructura pública, pase de 67 a 171 pesos diarios, pues la canasta básica se encuentra en los 10 mil pesos mensuales, existe un estancamiento de 35 años en este salario y su poder adquisitivo se redujo en un 77 por ciento.

Por su parte, Alfonso Navarrete Prida, secretario federal del Trabajo, señala que es peligroso jugar con los salarios, aunque aseguró que con EPN “habrá aumento al mínimo”. El funcionario federal condicionó tal incremento, a que antes haya “crecimiento económico, productividad y competitividad”.

Ambos funcionarios, el capitalino y el federal, tienen una parte de la verdad y al medio se encuentra lo más acertado. Mancera está en lo correcto, en cuanto a la necesidad de modificar el salario mínimo; y Navarrete está en lo justo, cuando señala que, en esto, se tiene que actuar con mucha responsabilidad.

A nivel más amplio, hay que recordar que México, miembro de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo (OCDE), es el país con más bajo salario mínimo, superado por otros como Chile y Brasil, y a casi 15 veces menos que Holanda.

Pero aquí se impone también un criterio estrictamente económico. No puede haber el desarrollo necesario, sin crecimiento de los salarios, para que haya más poder adquisitivo. Hay necesidad, por tanto, de combinar el criterio estrictamente económico con el social. ¿Quién habrá de resolverlo? La Secretaría del Trabajo y sus correspondientes homólogas en las entidades, con el concurso, sobre todo, de Banco de México, secretaría de Hacienda, sindicatos y organismos empresariales, los que habrán de definirlo en breve (Club Sembradores de Amistad Regiomontano AC).

jose.mendirichaga@udem.com.mx