Tribuna sembradora

Gasolinas

La política de precios de las gasolinas está determinada por la SHyCP

Pemex

 

Uno de los factores que determinan el valor de los precios de las mercancías es el del transporte. Y éste, privado y público, se ha disparado el año pasado y amenaza con continuar subiendo para el 2015, por lo que hay que atender al mercado petrolero mundial con los costos de importación de gasolinas, al rendimiento de Pemex, al número de vehículos del país y a los precios que fija Hacienda.

Se estima que durante 2014, el subsidio federal al precio de las gasolinas fue superior a los 200 mil millones de pesos, pero hay que considerar también que el aumento en el precio de las mismas representó un ingreso muy superior al del subsidio. 21 millones de vehículos nacionales implican 756 mil barriles diarios despachados. El precio del petróleo mexicano ha caído 53 por ciento en el mercado mundial y, pese a ello, el valor de la venta de la gasolina nacional subió 8 por ciento en 2014.

De acuerdo a analistas y lectores, resulta ilógico que mientras que en Texas el litro de gasolina promedio se encuentre en 8 pesos mexicanos, aquí éste cueste casi 14. ¿Cuál parece ser la mejor solución a la vista? Que Hacienda baje el precio de la gasolina para evitar inflación. Por otra parte, el 54 por ciento de la misma no es mexicana, sino extranjera. Habría que ver qué tanto de este 54 por ciento es de importación directa, o procede de la refinería de Pemex en Texas, de la cual poco se habla.

¿Qué debemos hacer? Repensar si debemos concluir las refinerías en proceso y aumentar la eficiencia de las que están en operación, aunque lo más urgente es que haya un bajonazo, en lugar de otro gasolinazo. Lo anterior estimularía el consumo, que es lo que han hecho del otro lado del Río Bravo. Que no haya subsidios: mejor que haya transparencia y se diga en qué se ha invertido o gastado lo que han pagado con sacrificio tantos consumidores.

 

jose.mendirichaga@udem.com.mx