Tribuna sembradora

Fondo de Cultura Económica

Servir a muchos más. Sabina Berman


Llegó el aniversario 80 de la editorial Fondo de Cultura Económica, institución de finales del gobierno de Manuel Ávila Camacho. Originalmente fue creada para proveer bibliografía en castellano a los estudiantes de la Escuela Nacional de Economía de la UNAM. Como impulsores de la misma hay que mencionar a Alfonso Reyes y a Daniel Cosío Villegas.

¿Qué ha realizado en estos 80 años el FCE? Una indeclinable labor de traducción e impresión de obras venidas de otras latitudes o generadas en el propio país. Su catálogo de publicaciones es impresionante, pues incluye desde libros infantiles hasta manuales de divulgación científica. Sus colecciones Tezontle, Letras Mexicanas, Popular, Breviarios, Filosofía, Economía, Sociología y Biblioteca Americana dan cuenta de ello. Y entre sus publicaciones periódicas, El Trimestre Económico y La Gaceta son las más representativas.

FCE es también una prestigiada marca, garantía de calidad en la edición, con traducciones de prestigiados especialistas. En Nuevo León debemos recordar que uno de sus más constantes traductores ha sido el ex rector de la UANL, Eduardo L. Suárez.

Publicar en el Fondo es una distinción. Algunos de sus más prestigiados autores han sido: Sor Juana, Alfonso Reyes, Carlos Fuentes, Octavio Paz, Juan Rulfo, Elsa Cecilia Frost, Sergio Pitol; y de los latinoamericanos: Miguel Ángel Asturias, Jorge Luis Borges, Julio Cortázar, José Lezama Lima y Vicente Huidobro, entre otros.

¿Cuáles son los retos para el FCE y su director José Carreño? En opinión de Sabina Berman (Proceso 1976): “Coleccionar a nuestros clásicos de las últimas tres décadas […] y expandir nuestro mercado editorial a otras latitudes”. Reducir su déficit de 200 millones al año es importante, siempre que ello no implique retroceder en calidad y presencia internacional.

jose.mendirichaga@udem.com.mx