Tribuna sembradora

Digitalización de los archivos

Algunos archivos están en situación de riesgo permanente.

César Morado Macías

 

De excelentes deben calificarse los reportajes de Gustavo Mendoza Lemus en MILENIO Monterrey, en su edición del pasado domingo 25 de mayo. Allí, a dos planas, encontramos valiosa información acerca de lo que realiza el R. Ayuntamiento de Monterrey en la digitalización de su archivo histórico, a la vez que lo que se hace en el Archivo General del Estado y lo que se vive en otros archivos municipales.

La nota fuerte corresponde al municipio que lidera Margarita Arellanes, Cabildo que recibió 10 millones de pesos de Conaculta para la citada digitalización y que se ha abocado a mejorar el espacio de este Archivo Histórico ubicado en la segunda planta del Museo Metropolitano de Monterrey. Hay que restaurar techos, realizar fumigación, afinar clima e iluminación, y una serie de mejoras que den al sitio condiciones adecuadas. No se descarta, incluso, moverlo de sitio, como ha recomendado el cronista de Monterrey, maestro Israel Cavazos.

Los materiales nos informan que Conarte, a través de Patrimonio Cultural, ha puesto mano en el archivo de Marín y pronto lo hará en Los Herrera, en tanto que otros, como los de Mina, Los Ramones, San Pedro, Lampazos y Cadereyta están operando satisfactoriamente. De acuerdo al coordinador histórico del AGENL, César Morado Macías, Nuevo León es uno de los cuatro estados del país que aún no cuenta con la nueva Ley de Archivos, de tal manera que varios de éstos se encuentran en peligro. ¿Por qué? Por las condiciones del espacio donde se tienen; por el poco o nulo personal capacitado; y, agregaríamos, porque el cargo de cronista es más político que técnico, se da sin remuneración y suele cambiar cada tres años. ¿Qué hacer? Profesionalizar la tarea; poner a archivistas que dominen su campo; y no olvidarse del sur del estado (Club Sembradores de Amistad Regiomontano AC).

jose.mendirichaga@udem.com.mx