Tribuna sembradora

Despegue en el 2014

Monterrey podría ser la capital energética.Diputado Javier Treviño Cantú

Este año 2014 es decisivo para la economía, lo que vale decir también para la estabilidad social.

En 2013 no crecimos al ritmo esperado dado el entorno internacional, una crisis que arrastrábamos y falta de mayor impulso gubernamental en la obra pública. Pero este año las cosas se ven diferentes.

Las recientes reformas, así sean parciales y en espera de legislación secundaria, han creado en el ánimo nacional una esperanza de que ahora sí entraremos en un desarrollo estable y sostenido, con el fin de crear los empleos que el país demanda, activar la economía y caminar en una etapa de competitividad.

Todo está dispuesto para ello. La inflación se ha mantenido controlada, existen reservas suficientes para la estabilidad del peso frente al dólar y otras monedas extranjeras, la banca privada promete ser más dinámica y menos exigente en el crédito a empresas y particulares, no se ha disparado el déficit público, se vislumbra una mejora en la economía norteamericana y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, a través del Sistema de Administración Tributaria, ha suavizado algunos impuestos con el ánimo de estimular la inversión y el gasto.

El avance, pues, va a estar determinado por la conjunción de esfuerzos de Gobierno e iniciativa privada: el primero, para inclinarse más hacia la inversión que hacia el gasto corriente; y la segunda, para usar toda su creatividad y experiencia para satisfacer un amplio mercado interno y crecer las exportaciones.

¿Qué falta? Aparentemente nada. Creer que podemos lograr las metas propuestas.

A nivel nacional, atendiendo particularmente a Pemex y a Comisión Federal de Electricidad, en su eficiencia y adelgazamiento. Y a nivel local, reduciendo el gasto publicitario gubernamental y logrando que crezcan el empleo y la inversión.

jose.mendirichaga@udem.com.mx