Tribuna sembradora

Canonización y conmemoración

La alegría del Evangelio llena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús. Papa Francisco

 

Dos acontecimientos parecen rebasar el ámbito de la Iglesia católica e influir en todo el mundo, a la búsqueda de una comunidad internacional más justa y más humana, en consonancia con el espíritu: la canonización de los papas Juan XXIII y Juan Pablo II efectuada el pasado domingo 27 y la conmemoración, ésta durante todo el año 2014, por los 50 años de la conclusión del Concilio Vaticano II.

Acerca del primer acontecimiento, debe reconocerse la manera tan clara en cómo se mostró esta catolicidad, en la presencia de todos los continentes y, particularmente, en la de los fieles africanos, lo que patentiza la vitalidad de un catecumenado y unos nuevos católicos, fruto de las misiones de las últimas décadas. Sin duda, esa concentración humana de casi un millón de fieles, que abarrotaba todos los accesos a la Vía de la Conciliación y a la Plaza de San Pedro, es testimonio de la alegría del Evangelio a la que ha aludido en su última exhortación apostólica el papa Francisco.

A nivel local, un buen evento fue el organizado por la Compañía de Jesús en Monterrey y la Biblioteca Loyola, el que tuvo lugar la noche del pasado martes en el auditorio de la Facultad Libre de Derecho. Alfonso Alfaro habló de las renovaciones litúrgicas de los concilios de Trento y Vaticano II, dejando clara la gran oportunidad de la actual Iglesia, que ya no debe tanto guiar como acompañar al mundo; en tanto que Arturo Reynoso hizo una comparación entre la Iglesia del Vaticano II y la actual, echando mano de varios videos de YouTube de la red, particularmente los funerales del papa Pío XII y la visita del ahora santo Juan XXIII a la cárcel de Roma, siendo Sumo Pontífice. Ambos expositores coincidieron en la vitalidad de la Iglesia y su influencia en el mundo (Club Sembradores de Amistad Regiomontano AC).

jose.mendirichaga@udem.com.mx