Cartas oceánicas

Rusia 2018

Hasta la madrugada europea 19 selecciones nacionales habían clasificado a la Copa del Mundo: Brasil, España, Italia, Holanda, Bélgica, Alemania, Suiza, Rusia, Bosnia, Inglaterra, Argentina, Colombia, Estados Unidos, Costa Rica, Japón, Australia, Irán, Corea del Sur y Ghana. La noche americana arrojó tres más, después la zona africana, y el repechaje con Francia y Portugal incluidas cerrará esto que FIFA llama la tercera fase del Mundial. Un enorme trámite que mantiene a Blatter en el poder. Brasil 2014 será su último Mundial. El caso Qatar 2022 y otros excesos puso su cabeza a los pies de los caballos. Y aunque Platini aún debe aclarar su implicación en la candidatura de Qatar, es el hombre fuerte del bloque europeo que harto de los abusos de FIFA sobre sus clubes, muestra su apoyo al francés en nombre de Madrid, Barça, United, Bayern, Milán, Juve, Chelsea, PSG y el resto que concentran casi 70% del mercado a nivel mundial. El poder de FIFA como la conocemos se debilita. Platini ya anunció una Eurocopa en 2016 con 24 selecciones y la del 2020 con 32 a visita recíproca. Todo ello con la intención de abolir las tediosas eliminatorias de las que tanto se quejan los clubes. Quién sabe si con Platini al frente de FIFA, también considere darle más peso a los campeonatos continentales alrededor del mundo adelgazando un calendario futbolístico que con Blatter alcanzó un gigantismo extraordinario. El futbol mundial, en particular el de selecciones, tiene 5 años a partir de esta madrugada para replantear su coexistencia comercial rumbo a Rusia 2018 con el enorme poder que ejercen los grandes clubes europeos, donde los futbolistas cada día valen más y los derechos de transmisión son cotizados por todo el mundo.