A morir a los desiertos

En el día nacional de las cactáceas

Hace algunos años a alguien se le ocurrió que celebrásemos el 10 de Octubre como el “Día Nacional de las Cactáceas”, singular familia de plantas espinosas y con tejido engrosado,delas que deberíamos estar orgullosos al ser nuestro país el paraíso de los cactos.

Bajo los nombres de nopales, biznagas, pitayas, pitahayas, alicoches, cardenches, tasajillos,  garambullos, cardones, órganos, saguaros, viejitos, asientos de suegra, entre otros, designamos a algunas de las 669 especies mexicanas de las 1,400que se conocen a nivel mundial.

No confundamos en este grupo a especies como los magueyes, ni a las yucas, ni tampoco a plantas como la candelilla o los ocotillos, que, aunque coexisten en áreas desérticas con los cactos, pertenecen a otras familias botánicas. Debido a su singular arquitectura, sus hermosas y efímeras flores, así como su rareza, los cactos se llegan a convertir en unverdadero objeto de deseo entre una buena parte de la población mundial. 

Desafortunadamente, la cactofilia puede tener consecuencias funestas cuando las especies son extraídas del medio natural,ya que las poblaciones silvestres de algunas de estas plantas se encuentran en riesgo de desaparecer debido a: lo frágil de su ecología, lo reducido de sus poblaciones y al hechode que algunas poblaciones existan sólo en pequeñas localidades.

Es por ello que 255 de nuestras especies o subespecies de cactus están protegidas por las leyes federales mexicanas, por lo que su extracción del medio natural y su comercio sólo puede llevarse a cabo mediante un permiso gubernamental.

Nuestra región alberga, en sus áreas naturales, una muy diversa flora de cactáceas sujetas a la presión del aprovechamiento ilegal, la destrucción de los espacios naturales y al desdén de una población que no las valora; por ello, en abril de 2008, un grupo de laguneros decidimos fundar la Asociación Lagunera de Cactología, con la que promovemos la conservación y el conocimiento de estas tan atractivas plantas e intentamos encauzar positivamente esa filia por los cactos y otras plantas suculentas.

Puede buscarnos en Facebook, realizamos actividades que difunden el conocimiento de estas interesantes plantas y promovemos su cultivo.

Así que, hoy no le haga fiesta a sus cactus, lo invitamos a meditar sobre la responsabilidad que tenemos de mantenerlos vivos en laparte del planeta donde evolucionaron.

De igual forma lo conminamos a que no compre plantas a quienes no cuenten con permisoy a que nos ayude a que se respete y promueva la conservación de las áreas naturales protegidas; ya que es en espacios como el Cañón de Fernández, la Sierra de Jimulco, la Reserva de la Biósfera en Mapimí y en la Sierra del Sarnoso donde tenemos ese hermoso capital natural de cactáceas acompañado de otras plantas y animales de igual importancia en el tema de conservación.



mavazna@hotmail.com