A morir a los desiertos

Repensando la libertad en Guadalajara

Por estos días, tuve el gusto de estar unos días en la Ciudad de Guadalajara. Su glamoroso centro histórico, con las icónicas torres neogóticas de su catedral que nos remiten a la imagen impresa en recuerditos con calandrias, tequila, mariachi y futbol. Sin embargo, Guadalajara es más que eso, es su gente amable, sencilla, excelentes anfitriones y muy orgullosos de la belleza de su Ciudad y de sus tradiciones.

La Ciudad se respira cosmopolita y, un rasgo a destacar a pesar de su exacerbada tradición religiosa, es la coexistencia de diferentes formas de pensar con respecto a  la libertad sexual. Estando en un cafetín que cuenta con una amplia vidriera, disfrutaba un café, cuando de reojo veo a una pareja de hombres jóvenes amorosamente tomados de la mano, la visión momentánea me produjo un asombro inicial que, al cruzar mi mirada con los jóvenes en cuestión, se tornó en un profundo sentimiento de culpa por asombrarme ante algo tan natural como dos personas con una elección diferente.

En esos cinco días que estuve en Guadalajara pude platicar con varios Tapatíos que confirmaron mi percepción de esa coexistencia armoniosa que se da de tolerar al diferente. Una tarde lluviosa de sábado en medio de un concierto masivo en la “alivianada” Zona Chapultepec, le dio a mi ánimo lagunero sitio para atestiguar con los ojos del fuereño, esa interesante coexistencia.

La muy triste noticia del resultado de las elecciones gringas, que me llevé como un mal sabor de boca en mi viaje a Jalisco, me da pauta para señalar que esa coexistencia de las diferencias la aquilataremos más que nunca en México y en el mundo; siempre he creído que la libertad de ser es un derecho fundamental para la evolución de las sociedad y que su restricción sólo indica que el tiempo de los tiranos ha llegado…por lo pronto, aún queda en mi recuerdo el dulce sabor de la jericalla y el libre sonido de “la muerte” de “Monsieur Periné”  a todo lo que da entre una multitud disímbola empapada bailando en “chapu”. 


mavazna@hotmail.com