A morir a los desiertos

Razones para comer nueces pecaneras

El nogal pecanero  de nombre científico Caryaillinoensis, es un árbol caducifolio, originario del Sur de los Estados Unidos y el Norte de México, pertenece a la familia de las Juglandáceas. Este frutal, declarado desde hace algunos años como el árbol emblemático de Coahuila, constituye un valor de nuestra biodiversidad ya que contamos con variedades nativas. En nuestra región se cultiva este frutal en huertas que cuentan principalmente con nogales denominados “cáscara de papel” (una mezcla de variedades Western y Wichita) que dan nueces alargadas y grandes con cáscara no muy dura; las variedades nativas (“criollas”) dan nueces pequeñas y redondeadas que son en realidad difíciles de pelar.  El adjetivo de nuestra nuez “pecanera” proviene del vocablo indígena “pecana” que refiere algo que para romperlo se necesita una roca; esto con respecto a las variedades nativas.

Normalmente no reparamos que el término “nuez” es bastante ambiguo internacionalmente. Así que a la hora de hablar de “nueces” de una región a otra, es fácil entrar en polémica. Para los habitantes de la Comarca Lagunera, una nuez es un fruto seco de cáscara lisa que al quebrarla liberará un alimento de alto contenido nutricional y agradable sabor. Habrá que desplazarse sólo algunas centenas de kilómetros al sur y comprar “nueces” en un mercado y seguramente tendremos “nuez de castilla”; una nuez un tanto más redondeada, de cáscara rugosa de color café claro que contendrá una almendra blanca recubierta por una piel blanda de color café y de sabor muy amargo (hay que pelarla dos veces).

Desde el punto de vista botánico nuestra “nuez” es en realidad la semilla de un fruto tipo drupa. Esta confusión procede de la definición “culinaria” de nuez, que en realidad se refiere a los llamados “frutos secos”, que en su mayoría son semillas. En esa tesitura, entran en ese apartado la Nuez pecanera, nuez de castilla, cacahuate, pistache, nuez de la india, macadamia, avellanas, almendras, castañas, etcétera.

Existen muchas comparaciones nutricionales entre esas “nueces”, de todas ellas la nuez pecanera sale bien librada con respecto a las demás, es rica en proteínas, contiene más fibra (8%) que algunos cereales, su contenido de minerales es importante (magnesio, hierro, manganeso, zinc y selenio); de igual forma es una fuente importante de ácidos grasos, tanto mono como poli insaturados que ayudan a reducir los niveles de colesterol en la sangre. Además contiene una buena cantidad de vitaminas, como vitamina A, ácido fólico, vitamina K y vitamina E. Por si eso fuera poco, en años recientes se han estudiado las propiedades nutracéuticas (sustancias alimenticias beneficiosas a la salud) de algunos compuestos que se encuentran en la nuez pecanera y se ha encontrado que sus altos contenidos de flavonoides, carotenoides, tocoferoles, fitoestrógenos, entre otros compuestos bioactivos, trabajan como antioxidantes de los componentes celulares y proporcionan beneficios deseables para la salud humana por sus propiedades antitrombóticas, antiinflamatorias y anticancerígenas.

En nuestra región, las nueces pecaneras se cosechan en Septiembre, una buena parte de ellas se exportan, a pesar de contamos con más de siete mil hectáreas, nuestro consumo per cápita es bajo. Incorpore el consumo de nuez pecanera a su dieta diaria, en ensaladas, en postres, como botana, como aceite o como Usted guste, su salud y la economía regional se lo agradecerán ampliamente. 


mavazna@hotmail.com