A morir a los desiertos

Extrañando a Gabo

A unos días del segundo aniversario luctuoso de Gabriel García Márquez, les comparto este texto que escribí en 2014 y nunca hice público:

“Jamás me pude imaginar que la muerte de un personaje público me pusiese tan triste…en  una mesita a un lado de la cama, yace un ejemplar algo deshojado de tanto ser leído,de “Vivir para contarla”…hoy, Jueves 17 de abril del 2014,  Jueves Santo, regreso a casa después de trabajar toda la mañana, con mis plantas e insectos, llego a casa cerca de las tres de la tarde y, después de comer, me traslado ala estancia donde se me ocurre encender la televisión y reposar un poco…el noticiero a deshoras aparece en pantalla y repite videos al momento de una escena que me parece familiar, periodistas fuera de la casa de Gabriel García Márquez en la Ciudad de México, quien ha estado delicado de salud…mi cerebro trabaja rápido al ver la escena…Gabo falleció…un súbito frío recorre mi espalda…Gabo se fue…para mis adentros mi cerebro no reconoce lo que dice el cintillo que corre en fondo rojo y letras blancas…El escritor Gabriel García Márquez ha muerto…mi mente grita unNO inmediato…García Márquez no puede morir…es de esos personajes que fallecen, pero no mueren…lo que te mata es el olvido...difícilmente olvidaremos a Gabo…las escenas se repiten…lugares comunes…declaraciones de personajesde esos que a nadie interesan…me quedo frente a las imágenes y sitios que se repiten…después de unos treinta minutos reacciono y me conecto a internet…ahí están los posts de mis conocidos y desconocidos en facebook…lamentando la “muerte” de Gabito…me uno y busco una imagen que acompañe a mi desmentido….la mente, el corazón, el recuerdo y el olvido…esa me gusta…y tecleo que Gabo no ha muerto, sólo falleció…hemos perdido a un universal de las letras…confirmo esto último al entrar a los sitios del Francés “le Monde” y al muy gringo “New York Times”…la nota ya está ahí…El mundo se conduele del fallecimiento de García Márquez…que me perdone Saldham Rushdie, pero con todo el respeto que me merece un hombre de letras y un Nobel, no sé si él ya murió o vive, es más ni siquiera he leído los “Versos Satánicos”, pienso en su cara y me parece un individuo bastante extraño a “mi” realidad…pero, veo las imágenes de Gabo que pasan y pasan en el noticiero y siento a alguien muy cercano…nuestro García Márquez…quisiera creer que quizá mi desarrollo intelectual (si acaso algún día creció mi intelecto) estuvo acompañado, en buena parte, de las lecturas de las historias emanadas de las letras de García Márquez, su prosa me hizo soñar, me atrapó (y lo sigue haciendo) dándome interminables horas de dicha…conocí Aracataca y la Guajira a través de los relatos de Gabito…eso me llevó hasta a conseguir un mapa para ubicar la misma Cataca, Barranquilla, Riohacha y Valledupar…después, vinieron adicionándose cosas comunes y a la vez extrañasa mi realidad cotidiana…el café Colombiano, la Cumbia, el Acordeón, el Vallenato, “Francisco el Hombre”, el sombrero “volteao” y más añadiduras colombianas se volvieron parte de mis vituallas que sacaba de cuando en cuando para darles relumbre cada vez que releía un cuento, relato o novela del Gabo…aunque en este Jueves mi corazón está triste, mi mente revolotea y se traslada hoy a Macondo, donde veo a Gabito sonriente tumbado en una hamaca bajo la sombra de un árbol en ese calor abrasador…sonriendo inmortal, entre esas mariposas amarillas que ahora mismo escapan de mi cabeza…


mavazna@hotmail.com