Articulista invitado

Oportunidades para los jóvenes, reto de México


En México, de acuerdo con datos oficiales, viven más de 37 millones de jóvenes entre 12 y 29 años de edad, un grupo protagonista de la historia sociopolítica y cultural del país, que ha marcado tendencias y transiciones económicas tanto en esta como en muchas otras sociedades.

No obstante, la juventud enfrenta carencias importantes en materia de rezago educativo, acceso a los servicios de salud, seguridad social, calidad en la vivienda, servicios básicos, alimentación, de espacios para la participación, así como en muchos otros aspectos cruciales para alcanzar un desarrollo pleno e integral.

Por lo anterior, el compromiso del gobierno federal que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto no puede ser otro que el de brindar a la juventud, desde la articulación de políticas públicas transversales entre las dependencias de la administración pública federal, las herramientas en materia de prosperidad, participación, bienestar e inclusión.

Un ejemplo de esta transversalidad en la presente administración son las acciones que se desglosan de la reforma educativa, que paulatinamente, pero con paso firme, permite visualizar a las y los jóvenes desde una perspectiva pedagógica, como sujetos capaces de asumirse en y desde su propio espectro en otros ámbitos como el político, económico, histórico y cultural.

Para cumplir con el objetivo, la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) y el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos (INEA) sumaron a los jóvenes para que sean los principales aliados en la enseñanza de 2.2 millones de personas en condición de analfabetismo y de 5.3 millones que no han concluido su primaria o secundaria.

Asimismo, estas dependencias pusieron en marcha una iniciativa que brinda a los jóvenes de distintas comunidades y zonas vulnerables del país, alimentos sanos, variados y suficientes; acompañamiento formativo para su certificación y reinserción en el sistema educativo; y acceso a espacios recreativos para favorecer su integración y cohesión social.

Como complemento de estas acciones, se lanzaron las "Casas del emprendedor", programa que opera el Imjuve en coordinación y coinversión con las instancias estatales y municipales de juventud, con el fin de articular las opciones que permitan impulsar las iniciativas productivas de los jóvenes, a través de la vinculación con un ecosistema de negocios.

Los avances de estas acciones, instruidas por el presidente Enrique Peña Nieto, han sido significativos en los últimos dos años, ya que 544 mil 865 personas han aprendido a leer y a escribir, 579 mil 118 han terminado la secundaria y un millón 366 mil 313 han concluido la secundaria. En suma, 2 millones 490 mil 296 mexicanos han salido del rezago educativo.

Por otra parte, a la fecha, a través de distintas acciones realizadas por el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Imjuve, para el segundo trimestre del presente año se ha dado de alta a 5.6 millones de estudiantes de 12 a 29 años, de 26 estados del país, a dicho instituto, cifra que se prevé ampliar para que tengan cobertura también los jóvenes que están desocupados.

En cuanto a las "Casas del emprendedor", se planea construir 16 espacios en el mismo número de estados para beneficiar de manera directa a más de mil 600 jóvenes. Una vez solidificada la forma de operación, se buscará ampliar considerablemente el rango de atención para impactar directamente de 500 a mil emprendedores por cada casa.

De esta manera surgen los "Comedores poder joven" del Imjuve, una de las acciones que busca reducir la carencia alimentaria entre los jóvenes del país, y de los cuales actualmente existen 236 en 26 estados, puestos en marcha en colaboración con instancias estatales y municipales que benefician a más de 9 mil jóvenes mexicanos.

Como se puede observar, la reforma educativa es el punto más decisivo para establecer un equilibrio democrático, equitativo y solidario entre las demandas del sector juvenil, pues permite incrementar la oferta educativa, disminuir los índices de pobreza, impulsar su inserción laboral, fortalecer sus tejidos de cohesión y brindarles un pleno desarrollo.

Con la reforma educativa han surgido grandes programas y acciones como "Crédito joven", "Rumbo joven", o "Vivienda joven", todas centradas en brindar a los jóvenes las herramientas necesarias para enfrentar las carencias sociales.

Asimismo, se impulsan programas para fomentar su participación en la agenda pública, tales como el "Concurso juvenil debate político", el "Premio Nacional de la Juventud", el "Diplomado en gestión de políticas públicas", el "Concurso nacional de tesis sobre juventud", el certamen "Joven-es servicio", entre otros que pueden consultarse en www.gob.mx/imjuve.

*Director general del Instituto Mexicano de la Juventud.