Vidas Ejemplares

'Dalia Negra': un caso varias veces mutilado

El próximo 15 de enero se cumplirán 70 años de que la señora Betty Bersinger y su hija de tres años "tropezaron" con el cadáver multimutilado de una aspirante a actriz, Elizabeth Short, a quien la prensa llamó Dalia Negra, debido al gusto de la joven por vestir prendas negras que contrastaban con su piel blanca.

La locación del macabro hallazgo fue un lote baldío en la sección Leimert Park de Los Ángeles, en la intersección de las avenidas Norte y 39.

Desde entonces, el caso del homicidio de Elizabeth Short ha sido desviscerado por la especulación... y por los escritores y sus obras, entre las que sobresalen Black Dahlia, de James Ellroy; Black Dahlia Avenger: The True Story, de Steve Hodel, y Severed: The True Story of the Black Dahlia Murder, de John Gilmore.

El común denominador de los tres escritores mencionados arriba es que hicieron a un lado la tesis que prevaleció por mucho tiempo: que Elizabeth Short era una actricilla más en la trituradora de Hollywood que eligió el camino equivocado, describiéndola como una artista porno y prostituta ocasional.

En cuanto a la especulación, apenas habían transcurrido unas semanas del descubrimiento cuando aparecieron tesis fantásticas, entre ellas la del ataque de un hombre lobo. No en vano la disposición y la "pose" del cuerpo ocurrieron en terrenos de Hollywood.

Casi de forma inmediata, también, surgieron los primeros sospechosos que con el paso del tiempo serían legión. El primero fue un soldado que estuvo bebiendo con Short en San Francisco unos días antes de que el cuerpo fuera hallado.

Se trató de un uniformado al que Georgette Bauerdorf, la amiga más cercana a Short, se refirió en una ocasión. El referente fue investigado por la policía, aunque no fue corroborado por Georgette, quien fue asesinada meses antes y en circunstancias similares a la Dalia Negra.

El soldado fue interrogado por las autoridades, y señaló que no recordaba las circunstancias del asesinato, aunque cuando se le preguntó si él era el asesino respondió afirmativamente.

El gozo del Departamento de Policía de Los Ángeles se fue al pozo cuando las investigaciones arrojaron que el soldado estaba en su base militar los días en los que pudo ocurrir el homicidio.

Después vinieron las aportaciones al caso de los hijos de los "asesinos" de la Dalia Negra. El primero de ellos lo protagonizó una mujer que en 1991, después de varios años de terapia para sacar a flote "recuerdos reprimidos", explicó que su padre, ya para entonces muerto, había sido el asesino de la aspirante a actriz.

La policía acudió al inmueble que habían ocupado el sospechoso y su familia, pero solo halló un cuchillo oxidado, herramientas de trabajo de campo y algo de bisutería, nada que ligara al padre con el homicidio de Short.

Después apareció el detective retirado Steve Hodel, quien señaló a su propio padre, el doctor George Hodel, como el asesino. En este episodio al menos queda el beneficio de la duda, ya que los peritos que examinaron en 2012 el suelo del inmueble donde ejercía el profesionista hallaron indicios de descomposición humana, es decir, uno o varios cuerpos estuvieron enterrados en el lugar.

El escritor John Gilmore, en su libro Severed, indica que el asesino fue un padrotillo llamado Jack Anderson Wilson, "un hombre de maldad pura que sabía detalles de la muerte de la Dalia Negra que solo eran del conocimiento de los forenses. Por ejemplo, que Short aún estaba viva al momento en que el asesino empezó a cortarla a la mitad".

Cabe recordar que los resultados de la autopsia se mantienen en secreto por la policía, la cual siempre ha mantenido encendidas las veladoras para atrapar al homicida.

operamundi@gmail.com
www.twitter.com/compalobo