Vidas Ejemplares

Un tiradero de cadáveres llamado "Linkin Park"

Pocos países como Estados Unidos tienen un cuidado tan especial y esmerado por sus bosques. A sus ciudadanos les encantan. Se cuentan por decenas de miles las familias que acuden cada fin de semana a su zona boscosa cercana o de su predilección a practicar actividades recreativas.

El bosque, en la Unión Americana, es sinónimo de convivencia familiar, esparcimiento, preservación de fauna y flora, y de hace algunos años a la fecha, de inhumación clandestina por parte de los asesinos de todo tipo de aquella nación.

Y entre la gran cantidad de reservas boscosas de Estados Unidos destaca Leakin Park (conocido como Linkin Park, como el nombre de la banda de rock), en la ciudad de Baltimore, Maryland, que a partir de 1946 se ha convertido en un tiradero de cadáveres.

Las palabras de Sarah Koenig, un residente de Baltimore, ilustran lo que ahora es el referido parque de 485 hectáreas: “Si escarbas en Leakin Park para encontrar un cuerpo, encontrarás el cuerpo de alguien más”.

En noviembre de 1946, Richard Truman, de 13 años, murió instantáneamente cuando su amigo Robert Clayton Wright, de 15 años, le disparó de forma accidental. Clayton entró en pánico y decidió enterrar el cadáver de su amigo para evadir cualquier posible enredo judicial.

Fue la primera inhumación clandestina ocurrida en ese parque. A partir de entonces la policía ha rescatado casi 70 cadáveres, la mayoría sepultados a flor de tierra, el último de ellos correspondiente a Antoine Ellis, de 23 años, recuperado el 22 de noviembre de 2012.

Después del incidente de los adolescentes en 1946 transcurrieron 22 años para que Leakin Park apareciera nuevamente en las páginas rojas de Estados Unidos, aunque en esta ocasión se trató de un homicida serial.

De acuerdo con una nota periodística publicada el 20 de abril de 1968 por el Baltimore Sun, titulada simplemente “Larry Jefferson, Matt Jefferson, Louis Robert Hill, Lester Watson”, el vecindario de Stokes Drive repentinamente se vio “plagado” de reportes de niños desaparecidos. Algunos de los menores que regresaron a casa explicaron que habían sido acosados por un hombre que logró algunos “avances sexuales” con ellos.

El 19 del mes y año mencionados, la policía de Baltimore rescató los cuerpos mutilados de cuatro menores en un paraje de Leakin Park, cubiertos por ramas y hojas. Se trataba de los hermanos Larry y Matt Jefferson, de 10 y ocho años, respectivamente; y de Louis Robert Hill y Lester Watson, ambos de 10 años.

Los cadáveres fueron localizados después de que dos patrulleros arrestaron al afroamericano Reginald Vernon Oates, de 18 años. El joven traía consigo dos bolsas de papel color café, así como una lonchera color gris.

Una de las bolsas contenía los genitales de tres de los niños, mientras que la lonchera contenía un calcetín azul, un cuchillo dentado, otro cuchillo de cocina y una pieza de metal que terminaba en forma de garra en uno de los costados.

Los cadáveres genitalmente mutilados de los menores mostraban también un gran tajo en la garganta. ¿Y el cuarto cuerpo? Éste fue decapitado y sus manos amputadas. Todos los cuerpos simplemente fueron abandonados en la zona boscosa, el asesinó no hizo siquiera el intento de enterrarlos.

La nota del Baltimore Sun señala que previo al rapto de los cuatro menores, Oates “intentó violar y realizar prácticas pervertidas” en dos niñas de 11 y 12 años.

Oates fue recluido en un hospital del estado para enfermos mentales, donde permanece desde 1968. El hombre ha solicitado su liberación en varias ocasiones al Departamento de Higiene y Salud Mental de Maryland, pero la dependencia ha rechazado las peticiones.

 

operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo