Vidas Ejemplares

El caníbal que leía manga

Tsutomu Miyazaki nació de forma prematura el 2 de agosto de 1962. A causa de la falta de desarrollo en el vientre materno, el niño pesó dos kilos y presentó deformaciones en ambas manos. Esa característica física acomplejó de por vida al individuo, y en las escuelas fue víctima del acoso de sus compañeros.

Pese a todo, Miyazaki fue un alumno inteligente, con calificaciones altas. Su mayor sueño era ingresar a la Universidad Meiji, propósito que él estaba dispuesto a alcanzar, por lo que dedicaba varias horas a repasar sus apuntes y a perfeccionar su inglés.

Sin embargo, una vez en la universidad sus calificaciones fueron a la baja y tuvo que abandonar los estudios y dedicarse de lleno a lo que más le gustaba: ver cintas porno, además de leer y dibujar cómics. Para pagarse sus gustos, estudió fotografía, se graduó como técnico en esa rama y obtuvo un trabajo en una imprenta.

La afición por las cintas para adultos y la lectura de manga en realidad son gustos hasta cierto punto inofensivos. Solo que a partir de su juventud, Miyazaki había desarrollado una obsesión por las niñas, quizá por su incapacidad de relacionarse con mujeres adultas, ya que, amén de la deformación en sus manos, tenía otra particularidad física con la que nunca pudo lidiar y que uno de sus compañeros resumió de la manera siguiente: “Su pene no era más grueso que un lápiz ni medía más de 5 centímetros”.

Dentro de su familia, Miyazaki era también un problema. Sus hermanas no ignoraban que el joven siempre estaba al acecho cuando ellas se bañaban. Una de ellas, incluso, reclamó a Miyazaki por qué la espiaba, pero éste montó en cólera y la golpeó.

Cuando murió el abuelo, que era el único que trataba bien al joven, algo sucedió en el interior de Miyazaki, devoró parte de las cenizas del cuerpo de su familiar y optó por dedicar varias horas del día a conducir sin destino fijo el auto que le había regalado su madre.

El 22 de agosto de 1988, Mary Konn, de cuatro años, salió a jugar con una amiguita. Miyazaki la vio sola, la invitó a que subiera al auto con la promesa de comprarle un helado. Solo que los planes del hombre eran otros. Llevó a la menor a una zona boscosa, donde la asesinó. Una vez muerta, Mary fue desnudada y violada. El cuerpo sería encontrado tiempo después.

Entre agosto de 1988 y junio de 1989, Miyazaki mató cuatro niñas de entre cuatro y siete años de edad, todas fueron violadas después de muertas, mutiladas y en dos casos partes de los cuerpos terminaron en las entrañas del predador.

En ese lapso, la policía de Nishitama, distrito de Tokio, sufrió las demandas de la gente y las burlas del asesino, que enviaba cartas mofándose de la nula capacidad de las autoridades para atraparlo.

Las familias de las víctimas tampoco se salvaron de las misivas del asesino; de hecho, los mensajes fueron cruentos. Por ejemplo, el 6 de febrero de 1989, el padre de Mary Konn encontró una caja en la puerta de su hogar. Eran restos carbonizados de su hija, acompañados de un extraño mensaje: “Mary. Huesos. Cremación. Investigar. Probar”.

El 23 de julio de 1989, Miyazaki estaba decidido a completar su póquer de homicidios. Vio a dos hermanas jugando. Raptó a una, pero la que logró escapar corrió por su padre, quien salió en busca de la pequeña. Miyazaki estaba en un parque tomado fotografías a la vagina de la niña. El padre logró golpear al delincuente, pero éste logró escapar a pie.

Al regresar más tarde por su auto, la policía arrestó al asesino. Miyazaki fue condenado a muerte, aunque transcurrieron 15 años antes de que el verdugo abriera la puerta del patíbulo. Miyazaki murió en la horca el 17 de junio de 2008.

operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo