Vidas Ejemplares

El Diablo viaja en tren

De acuerdo con Richard Valdemar, en su artículo "The Freight Train Riders of America", publicado el 30 de noviembre de 2007 en Police Magazine, se estima que anualmente al menos 30 mil vagabundos, gente sin hogar y migrantes viajan de polizontes en la extensa red nacional de trenes de Estados Unidos.

En los años 80, se unieron al grupo estudiantes y yuppies que deseaban tener una aventura o que lo hacían por simple diversión. Aunque viajar de polizonte es considerada por las autoridades una actividad ilegal, para muchos de los "viajeros frecuentes" era un insulto que gente con necesidad simplemente de emociones utilizara el transporte.

A finales de la década referida, la red ferroviaria era un problema que se salía de control. El robo de mercancía en los trenes, el transporte ilegal de armas de fuego, sobre todo de individuos que habían establecido vínculos con grupos del crimen organizado de México, así como los asaltos a mano armada en las inmediaciones de las estaciones, encendieron los focos rojos en las autoridades locales y federales.

Asimismo, si anualmente se registraba un promedio de 100 muertes relacionadas con la actividad de los polizontes, la cifra aumentó ostensiblemente. Todo parecía indicar que los decesos ya no solo ocurrían por accidentes, sino que en muchos casos había indicios de que algunos viajeros, sobre todo vagabundos, fueron asesinados.

Para investigar los delitos, el Departamento del sheriff del Condado de Los Ángeles (LASD por sus siglas en inglés) creó un equipo especial, cuyas primeras investigaciones arrojaron que en la red actuaba un grupo conocido como los Vaqueros de los Trenes de Carga (FTRA por sus siglas en inglés), el cual estaba ejecutando a tiros o a golpes a vagabundos.

Algunas de las víctimas —que siempre fueron sujetos masculinos— eran ejecutadas mientras dormían, otras eran golpeadas brutalmente. En ambos casos, los cuerpos eran abandonados en el mismo tren en que fueron sacrificados o arrojados mientras la máquina estaba en movimiento.

Algunos testigos señalaron que los vaqueros eran como "motociclistas, pero sin moto". Vestían ropa de piel de color negro, utilizaban paliacates o mascadas en cuello o cabeza, con un color distintivo de acuerdo con la zona en que atacaban.

La investigación también encontró que los FTRA se crearon a principios de los años 80 en un bar de Montana. Inicialmente fue una sociedad conformada por veteranos de la guerra de Vietnam que impusieron un control de limpia de vagabundos, gente sin hogar y drogadictos.

Finalmente, lo que había comenzado como la investigación de un caso que parecía ser una leyenda urbana derivó en la detención del "más notorio miembro de los FTRA", Robert Joseph Silveria Jr., un hombre que había nacido en 1959, en Redwood City, California, con un denso expediente criminal, quien de niño torturaba y sacrificaba animales.

Silveria asesinó a varios vagabundos por diferentes estados de la Unión Americana. Aunque confesó 47 homicidios, las autoridades solo pudieron comprobar que había acabado con la vida de 14 personas.

El individuo sacrificaba a los vagabundos para quitarles dinero, ropa, pertenencias personales y tarjetas de seguridad social, que utilizaba para cometer pequeños fraudes que le dejaban el dinero suficiente "para irla pasando".

Mientras estaba detenido, ocurrió un homicidio más. Un vagabundo fue ejecutado a tiros mientras dormía. Las autoridades especularon que Silveria era solo uno más entre varios asesinos. Sin embargo, después de este último homicidio, los crímenes cesaron.

Silveria fue el único homicida detenido por los delitos cometidos por los Vaqueros de los Trenes de Carga. Fue condenado a prisión de por vida en el estado de Oregón.

operamundi@gmail.com

www.twitter.com/compalobo