Vidas Ejemplares

Cazadores furtivos de gran ciudad

A principios de 2006, Jeff Hausner trabó amistad con Samuel Dieteman, de 30 años, en un bar de Phoenix, Arizona. De inmediato se cayeron bien. Dieteman estaba desempleado y prácticamente vivía en la calle. La historia conmovió a Jeff, quien decidió que su nuevo amigo debía conocer a su hermano: Dale Hausner.

Dale tampoco era precisamente un triunfador. Trabajaba de guardia en el aeropuerto, era un alcohólico bisexual, cuyo gusto por la bebida se incrementó después de perder en 1994 a dos de sus dos hijos en un accidente, después de que su esposa se quedó dormida al volante.

Una noche de alcohol y metanfetaminas, los hermanos Hausner decidieron que era momento de introducir a Dieteman en su pasatiempo favorito: cazar gente desde el auto de Dale, un Toyota Camry.

Los asesinatos que la prensa denominó El Francotirador Serial (porque en un principio los medios asumieron que se trataba de un homicida solitario) habían comenzado en mayo de 2005, antes de que los Hausner y Dieteman se conocieran. De hecho, Dale ya había acabado con la vida de cuatro hombres en episodios aislados entre sí: David Estrada, Nathaniel Shoffner, José Ortiz y Marco Carillo.

Al hacer equipo, la violencia alcanzó su cresta más alta. En una de sus incursiones, por ejemplo, Dale se acercó a una prostituta. Le preguntó si estaba trabajando, y antes de que la mujer respondiera, el individuo le disparó al rostro a quemarropa. En otra ocasión, Jeff apuñaló a un hombre frente a Dale y Dieteman.

Más adelante, Dieteman señaló que él simplemente imitaba a sus compañeros de cacería y que todo se trataba de un juego “al azar”, una “destrucción sin sentido”.

Conforme el tiempo transcurrió, Jeff Hausner fue relegado de las noches de cacería. Dale y Dieteman se reunían para beber y consumir metanfetamina. Ya a tono, tomaban sus armas (un revólver y un rifle calibre .22), subían al auto y recorrían las calles en busca de sus presas.

Peatones y ciclistas estuvieron entre sus víctimas, aunque sus principales objetivos fueron prostitutas y pordioseros, por lo que incursionaban regularmente en las zonas rojas locales para cumplir su tarea. Antes de ser detenidos, el par de individuos, actuando en sociedad, mató a ocho personas e hirió a 17 más.

Como parte de su “violencia recreativa al azar”, como llamaban a su pasatiempo, dispararon a caballos y perros, además de que provocaron incendios en un Walmart y en varias licorerías.

En junio de 2006, Dale Hausner actuó en solitario contra Paul Patrick, a quien disparó mientras éste caminaba en la calle. Cuando el agresor bajó del auto a culminar su obra, un hombre apareció también armado y defendió a tiros a Patrick. Dale logró huir, pero la víctima y su defensor proporcionaron información valiosa, a la policía, que condujo a la detención de los francotiradores. Aun así, Dale y Dieteman tuvieron tiempo de asesinar a Robin Blasnek, de 22 años.

En sus investigaciones, la policía logró que un compañero de tragos de Dale los delatara. El presunto homicida había alardeado de sus crímenes en varias ocasiones. Las autoridades detuvieron al trío de infractores y en los celulares de Dale y Dieteman encontraron grabaciones que terminaron por hundir a los cazadores.

Asimismo, en la casa de Dale los agentes confiscaron un mapa marcado con los sitios en los que habían ocurrido las agresiones.

Al ser aprehendidos, Dale Hausner declaró que él solamente había acompañado ocasionalmente a Dieteman en su cacería. También dijo que era admirador de Charles Manson y de otros asesinos seriales.

Dale fue condenado a muerte, Dieteman a cadena perpetua y Jeff a 18 años de prisión.

www.twitter.com/compalobo