Vidas Ejemplares

Al ADN del "Estrangulador de Boston"

El 25 de noviembre de 1973, a los 42 años, el señor Albert DeSalvo fue asesinado a puñaladas por un compañero reo en la prisión estatal de máxima seguridad de Walpole, en Massachusetts.

Antes de llegar a la mencionada prisión, DeSalvo había sido detenido por diversas denuncias hechas por mujeres a las que el hombre había violado.

Debido a que entonces la ciudad de Boston vivía un estado de terror a causa de una ola de homicidios en la que 13 mujeres entre los 19 y 85 años habían sido asesinadas (en su mayoría estranguladas con alguna prenda de vestir después de ser violadas), las autoridades decidieron interrogar al detenido.

Aunque DeSalvo parecía no estar vinculado a los crímenes, los interrogadores percibieron algunas inconsistencias, por lo que solicitaron la ayuda del connotado hipnotista William Joseph Bryan, quien prestaba algunos servicios al interior de la prisión, entre ellos trabajar con el reo George Nassar, un criminal con un alto coeficiente mental, quien también tenía dotes hipnóticas.

La mente de DeSalvo arrojó varios detalles de los homicidios que nunca fueron hechos públicos por la policía de Boston. El problema es que Nassar y DeSalvo eran compañeros de celda y siempre hubo sospechas de que las confesiones de DeSalvo fueron implantadas por Nassar, aunque también se especuló que este último también había participado en los crímenes.

El asesinato de DeSalvo solo fortaleció las sospechas.

Tuvieron que transcurrir casi 50 años (49, para ser exactos) del último homicidio cometido por el Estrangulador de Boston y una investigación fallida auspiciada por los familiares de DeSalvo para resolver el enigma.

Las autoridades de Boston conservaban evidencias del homicidio de Mary Sullivan, la última víctima del estrangulador, ocurrido el 4 de enero de 1964. El líder del laboratorio criminal de la policía de Boston, Donald Hayes, recorrió varios vericuetos burocráticos antes de obtener la autorización de la Suprema Corte para exhumar el cuerpo de DeSalvo.

La intención de Hayes era comparar el ADN de Mary Sullivan con el de DeSalvo para resolver el caso que por 49 años se mantuvo más frío que los inviernos de Boston. Por supuesto, no había garantías de que los restos del presunto estrangulador ofrecieran las respuestas buscadas, por lo que debían fortalecer el examen con evidencias genéticas de algún familiar cercano de DeSalvo.

El problema es que los familiares del célebre sospechoso habían pagado una investigación que arrojó que Albert DeSalvo no fue el estrangulador de mujeres. Después de eso no querían saber nada del caso, por lo que no deseaban participar en la nueva investigación.

Hayes no se dio por vencido y por algún tiempo un grupo de investigadores siguió de cerca las actividades de los familiares de DeSalvo, hasta que uno de ellos, Timothy DeSalvo, dejó una botella de plástico sobre en mesa de restaurante.

Con las evidencias genéticas de Timothy y de Mary Sullivan, ahora solo faltaba exhumar el cuerpo de Albert DeSalvo y comparar las tres muestras.

El 12 de julio de 2013, los restos del presunto estrangulador fueron removidos del Puritan Memorial Park y llevados a un laboratorio estatal, donde las muestras fueron examinadas.

Horas más tarde, Hayes ofreció una conferencia de prensa para dar a conocer los resultados del examen: la correspondencia del ADN rescatado de los restos de DeSalvo, más el de Timothy y el hallado en el cuerpo de Mary Sullivan no dejaba lugar a dudas: la genética excluyó con 99.9 por ciento de certeza a cualquier otro sospechoso.

Albert DeSalvo fue el estrangulador que 13 mujeres solas dejaron entrar a sus casas y apartamentos para ser violadas antes o después de ser asesinadas.

operamundi@gmail.com  www.twitter.com/compalobo