#andomoreleando

Otra del Paseo Morelos

La idea de hacer Moreleando nació a raíz de generar dos cosas: La primera de reavivar el centro (el motor de la ciudad) a pesar de la violencia que existía en el 2012 por medio de un corredor cultural sobre la Morelos entre la Alameda y la Plaza de Armas  y así atraer a nuevos visitantes al sector para reactivar esa avenida emblemática que había estado tan abandonada y que sobrevivía gracias algunos valientes que mantenían sus comercios al límite. 

Estos visitantes se convirtieron en consumidores y en nuevos comerciantes y hoy por hoy el sector se ha ido reactivando de manera firme y contundente.

Actualmente el centro es uno de los polos comerciales más importantes de la ciudad y de la región. El segundo motivo, igual de importante, era poner un pie sobre esta avenida antes de que el ayuntamiento y sus secuaces volvieran a repetir el mismo procedimiento que elde la Plaza Mayor.

Moreleando, aunque es una piedra en el zapato para el alcalde y su séquito, no pretende serlo.

Simplemente lo que se quiere es que exista una comunicación horizontal entre el ayuntamiento y la sociedad, Que se consensen las decisiones de la ciudad para el beneficio común y que los recursos sean transparentes en todo momento. No solo para el tan mentado Paseo Morelos, sino para cualquier proyecto que se haga en la ciudad.  

El Paseo Morelos debe desarrollarse en torno al comercio local, a la vivienda y no a las marcas internacionales.

Hoy en día el director de obras públicas y el alcalde de esta ciudad no han querido empatar las ideas de los comerciantes de la avenida, aún sabiendo que ellos son los más afectados y que conocenmás que nadie cuales son las necesidades para mejorar el flujo comercial de la Morelos. Lo que más importa es que ya terminen con la obra tan retrasada y de baja calidad que están haciendo.

Después de esto lo más viable es arreglar banquetas y agregar vegetación sin inventar proyectos solo con fines recaudatorios. Paralelamente incentivar la vivienda para que así se vaya poblando el sector y pueda generarse un circulo virtuoso en el tema socioeconómico. 

“Sí, soy un utopista. Muero soñando que la sociedad debe ser gobernada por hombres de cultura, bondad y buen gusto”.Carlos Fuentes. 


@moreleandotrc