Carta de Esmógico City

En justa e irrestricta "equitatividá"…

Lo que sucede, mi buen —le dice el automovilista veterano al cronista—, es que no hay equitatividá en este mundo, o por lo menos en esta canija región: la tal Esmógico City (y que conste que ese es el apodo que usté le dio a esta ciudá, para que luego no digan que yo pongo motes). Y le digo con la mano en el atribulado corazón que ahora todos los automovilistas, particularmente los que todos los días debemos ganarnos la vida en el uso del volante y con el humear de nuestras carcachas de 15 años o más de antigüedá, estamos obligados a respetar ese duro Hoy no Circula que los curuleros acaban de imponernos, o sea que hay días en que no debemos sacar nuestros autos a las calles ni aunque sea para conseguir los sagrados alimentos… Y uno, que es humilde y trabajador y que se gana las tortillas de toda la canija pero amada familia con su mero trajinar en cuatro ruedas de aquí para allá, circulando como puede y como Diosito le da a entender por esta urbe pululosa de abusivos peatones que nomás estorban en las calles, en las avenidas, en los cruceros, y que caminan lentamente a golpe de calcetín y zapato y se bajan inesperadamente de las banquetas para cruzar, a lo buey, cualesquiera vías públicas, uno se pregunta, pues, cómo es que no se ha decretado también un Hoy no Circula para los peatones, ya que estos también obstaculizan el funcionamiento de la ciudá, y muchos de ellos ya son carcachas humanas y algunos también echan humos (de cigarros y puros) y son de paso lento, caprichudo y hasta desobediente a los semáforos y a los claxons, y además los hay que salen a la calle por gusto de ser muchedumbrosos. Y, en fin, es notorio que el peatonaje está también sobrepoblando la urbe, causando molestias, problemas y corajes a nosotros los automovilistas, que también somos ciudadanos, posqué. Por eso le estoy noticiando que mañana voy a juntar unos compañeros automovilistas para que con nuestras carcachas cerremos calles y hasta hagamos plantón en Bucareli y frente a Gobernación exijamos en coro de claxons que, en justa e irrestricta equitatividá, se imponga un Hoy no Circulan Peatones.