Articulista invitado

Michoacán: un momento crucial

Los acontecimientos que presenciamos en Michoacán exigen una revisión profunda y detallada en torno a las alternativas de participación de la sociedad, específicamente de los actores con capacidad de decisión.

Hoy se presenta una oportunidad inigualable para recuperar la prosperidad de la entidad y lograr que vuelva a posicionarse a escalas nacional e internacional, dejando atrás la violencia, la inseguridad y el profundo daño al tejido social.

Michoacán, bastión fundamental de la lucha de Independencia de nuestro país, referente indispensable de la cultura y el arte a escala nacional, cuna del constitucionalismo mexicano, en este momento requiere del trabajo conjunto de todos para ocupar de nuevo un papel histórico en la transformación de nuestro México.

En el año del bicentenario de la promulgación de la Constitución de Apatzingán, enfrenta el reto de reconciliarse consigo mismo a través del reconocimiento de valores que forman parte de su historia, como la legalidad, la equidad social, la solidaridad, el respeto, la justicia, así como la transparencia y la rendición de cuentas.

Se vive un momento determinante para afrontar los enormes retos de nuestra entidad, en la comprensión de que las condiciones actuales únicamente pueden transformarse partiendo de una concepción rigurosa de su complejidad.

La determinación del Ejecutivo federal de atender la solicitud del gobierno del estado se sustenta en un diagnóstico preciso de la situación, que sin duda permitirá potenciar los resultados a partir del aprovechamiento eficiente de nuestras capacidades conjuntas.

El presidente Enrique Peña Nieto ha enviado un mensaje claro: Michoacán no está solo. La intervención del gobierno federal es fundamental para lograr orden e imponer un gobierno fuerte; no obstante, sabemos que la violencia no se combate únicamente con violencia, sino con acciones que mejoren la calidad de vida de las personas, coadyuven a la productividad e impulsen la competitividad; con desarrollo humano es como se puede combatir y erradicar este fenómeno.

El Acuerdo del Apoyo Federal para la Seguridad en Michoacán y la Comisión para la Seguridad y Desarrollo Integral en Michoacán responden a la urgente necesidad de redefinir el rumbo de la entidad.

Se combate decididamente al crimen organizado para recuperar el estado de derecho con el objetivo de que todas las fuerzas políticas construyan una agenda común de gobierno.

La ausencia en la conformación de un orden institucional sólido ha afectado la eficiencia de las acciones y determinaciones asumidas durante años en la entidad; en dicho aspecto, se ha enfocado la estrategia integral del gobierno federal y esto constituye un importante acierto.

Ante las bases planteadas y acordadas por los gobiernos estatal y federal, los michoacanos debemos sumar esfuerzos dejando de lado los intereses personales

y de grupo para actuar en favor de la población.

Se requiere una alianza entre los diversos grupos y fuerzas políticas que se sustente en mecanismos claros de participación y convivencia y que asegure la eficacia de cada una de nuestras acciones.

Dicha alianza debe sustentarse en cuatro pilares que fortalezcan la colaboración entre los diversos actores comprometidos con el estado y que promuevan la confianza en las acciones emprendidas:

1) El restablecimiento del estado de derecho y el combate a la impunidad, 2) la transparencia y la rendición de cuentas para hacer un gobierno responsable y eficaz en la aplicación de los recursos públicos, 3) el rediseño institucional construido sobre el debate plural e incluyente, acorde a la nueva realidad de Michoacán y 4) la promoción de un gobierno de coalición para que ningún actor quede fuera de la construcción del futuro de Michoacán y que con la participación de todos se erradique la violencia y se ponga punto final a la pulverización del tejido social.

Solamente la fortaleza de nuestras instituciones podrá generar las condiciones propicias para afrontar los enormes retos que se presentan, con acciones que los michoacanos comprometidos con el bienestar debemos realizar.

Donde hay violencia las instituciones fallaron; la cohesión social se construye a través de una alianza que le dé viabilidad a las acciones del Estado. Una sociedad donde exista un interés común y cohesión social es capaz de enfrentar y superar cualquier tipo de reto.

Avizorar un Michoacán diferente demanda de cada uno de nosotros acciones concretas para replantear nuevas reglas del juego, donde todas las voces sean incluidas.

La prudencia y sensatez de las acciones que emprendamos los michoacanos impactarán de manera directa el rumbo que deseamos para la entidad. Esta es una apuesta clara para la reconstrucción de nuestra base social, el restablecimiento del orden, la unidad y la edificación de un futuro promisorio para las futuras generaciones.

*Senador del PRI por Michoacán