Tiro libre

¡Bien! Faltan 6

Fuerzas federales detuvieron a Dionicio Loya Plancarte El Tío, uno de los 7 máximos líderes de Los Templarios. Es decir falta detener a los otros 6 líderes y desbaratar sistemáticamente al resto de la organización, para impedir que – como la Hidra de Lerna- el grupo criminal reponga las cabezas decapitadas.

El Tío no es figura menor, sino decisiva en el drama michoacano. Debe recordarse el audio de una conversación telefónica que mantuvo con Servando Gómez La Tuta, el cual difundió Milenio Televisión en noviembre de 2011, si bien la grabación fue realizada por la Procuraduría General de la República en 2009.

En la conversación El Tío le reclama a La Tuta la asistencia del entonces gobernador de Michoacán, Leonel Godoy Rangel, a una reunión con mandos militares y de la policía federal. Para entonces, cabe recordar, el gobierno federal ya había desatado una primera gran ofensiva contra La Familia Michoacana, antecedente de Los Templarios.

Muy didáctico, La Tuta le explica a El Tío que en su calidad de gobernador Leonel Godoy no tenía otra que asistir a la reunión para acordar acciones contra el grupo criminal que los capos encabezaban. "Ni modo que no se arrime", le dice La Tuta.

Carlos Loret de Mola, en su columna de El Universal y quien fue el primero en revelar la existencia de la grabación, comentó el alcance y significado de la conversación: "Mientras La Tuta expresa pacientemente los argumentos, El Tío murmura, duda y termina por entender. La conversación deja a quien la escucha una conclusión inequívoca: los fundadores de La Familia Michoacana consideran a Leonel Godoy uno de los suyos".

De modo que la detención de Dionicio Loya Plancarte podría permitir establecer con bastante exactitud qué clase de relaciones mantenían los capos con el entonces gobernador de Michoacán. No se trataba sólo de que fuera el medio hermano de Julio César Godoy Toscano, ahora prófugo de la justicia, pues la grabación indica mucho más que eso.

Por lo pronto si siguen capturas de alto nivel y se desmantela el sistema de expolio impuesto por Los Templarios contra los michoacanos, las autodefensas perderán su razón de ser y se extinguirán de manera natural, al desaparecer las causas que las hicieron surgir.