Tiro libre

Árboles navideños mexicanos

Ante la cercanía del fin de año y de las festividades navideñas, es el momento de hacer que ese espíritu festivo llegue a los hogares de todos los mexicanos y los mexiquenses, y también es momento de poner cada quien lo suyo para apoyar a los productores mexiquenses que asumieron el riesgo de invertir capital y trabajo en la producción de árboles de navidad naturales, que ahora estarán a disposición de todos en alrededor de ciento cincuenta plantaciones que tienen, por lo menos, siete años trabajando para hacer realidad la ilusión de las familias de tener en sus hogares este fin de año, un hermoso árbol de navidad, que además de crear un ambiente festivo, aromatice la casa con olor del bosque.

Las especies disponibles, según explicó Luciano Zárate, presidente de la Asociación de Productores de estas plantaciones comerciales, son el Pino Ayacahuite, también conocido como "pino vikingo"; el oyamel, o "Abies Religiosa"; y la Pseudotsuga, muy parecida al oyamel. Los precios son de 300 pesos en promedio, para un árbol de unos dos metros o un poco más, que es un tamaño adecuado para el interior de un hogar. Una novedad es que se están ofreciendo árboles navideños con raíz, para que duren varios años más, o para que lo planten en la tierra, muy adecuados para jardines.

En la página de internet de la Protectora de Bosques del Estado de México (Probosque), dentro del portal de Gobierno estatal, están las ubicaciones de las plantaciones donde se ofrecen al público los arbolitos de navidad.

Los productores mexiquenses están listos para vender un millón 200 mil arbolitos, entre los que producen ellos y los que aporta Probosque, de la Secretaría del Medio Ambiente del Estado de México. Ir en familia por el árbol de navidad puede ser también un excelente motivo para un día de campo y fortalecer los lazos familiares, en lugar de comprarlo en un centro comercial, posiblemente de procedencia extranjera, y tal vez hasta enfermo.

Los árboles importados, además de que se pagan a precio del dólar –muy caro– también traen el sobreprecio que implica su transporte, y no favorecemos a los productores locales que tardan seis años para que poder ponerlo a la la venta. Así que debemos pensarle y comprar a nuestros productores.

Comentarios en porlalibre-edomex.com

Nos leemos, y que tenga magnífica semana.