Articulista Invitado

Polonia y México: vieja amistad, nuevos retos

Los atributos y las prioridades de ambas naciones abren las posibilidades para la cooperación en educación e investigación.

Polonia y México han forjado una relación cada vez más cercana que —como toda amistad genuina— se basa en valores compartidos.

En décadas recientes Polonia ha fortalecido sus instituciones para conformar una república democrática, una economía próspera y una sociedad libre. Ha sabido responder a las exigencias de la globalización, reformando su economía y promoviendo su inserción en los mercados globales. Y participa a plenitud en uno de los desarrollos políticos más importantes de la era moderna: la Unión Europea.

México también ha renovado sus instituciones para consolidar un régimen democrático, una economía abierta y una sociedad cada vez más justa. Se ha integrado, mediante una amplia red de tratados comerciales, a cadenas productivas y flujos comerciales de alcance global. Y es un actor relevante en el escenario internacional en su condición de miembro del G20, pero también como socio del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, activo promotor de la integración en América Latina y el Caribe y socio estratégico de la Unión Europea.

Todo ello refleja valores en común, y sobre esas bases México busca profundizar sus vínculos con Polonia.

La expansión de la economía polaca en las dos últimas décadas y las perspectivas favorables de la economía mexicana —segunda, por su dimensión, de América Latina y decimocuarta del mundo— ofrecen grandes oportunidades para los sectores productivos de ambos países.

Los atributos y las prioridades de México y Polonia también abren nuevas posibilidades para la cooperación en áreas como la educación, la investigación científica, la cultura y el desarrollo regional.

Hay temas prioritarios de la agenda global en los que debemos sumar esfuerzos, como la promoción de una mejor gobernanza global, la defensa de los derechos humanos, el impulso al desarrollo sostenible y la búsqueda de la paz y la seguridad internacionales.

Polonia y México están unidos por una vieja amistad, que en pocos años será centenaria. Se trata de dos naciones que, con base en sus numerosas afinidades y por encima de la geografía o la distancia, están llamadas a fortalecer sus intercambios para impulsar la prosperidad y el bienestar de sus pueblos.

*Secretario de Relaciones Exteriores.