Heterodoxia

Las mujeres importan…

Es inevitable volver a mirar las elecciones estadunidenses. La amenaza que significa un triunfo de Trump nos obliga a estar atentos.

Observar cómo el director del FBI, James Comey, ha llevado a cabo una jugarreta para echar sombras sobre la honestidad de Hillary. En efecto, Comey acudió al Congreso a informar que había encontrado más correos electrónicos en servidores privados del entorno de Clinton que podrían contener información clasificada, sin aportar mayores pruebas.

Esta siniestra provocación que repercutió en algunas preferencias electorales fue una prueba más de la dimensión y profundidad de la disputa por el poder que se lleva a cabo en esta elección, de las enormes presiones de los supremacistas blancos dentro del gobierno estadunidense para obstaculizar la llegada de Hillary.

Viviremos así los cinco días más dramáticos de las últimas décadas, porque aún pueden ocurrir sorpresas desagradables.

Por eso, el equipo de Clinton, consciente de que el triunfo debe asegurarse sin ninguna duda, ha hecho una apuesta extraordinaria: echar toda su astucia y pasión para convencer a las mujeres de que ellas son las únicas que pueden derrotar a Trump. De que, con su sensibilidad e inteligencia y dando su voto mayoritario a favor de Clinton, salvarán a Estados Unidos y al mundo del peligro que significa un hombre ignorante, soberbio y narcisista. Alguien que siempre se ha relacionado con la mitad femenina de la humanidad a través del acoso, el insulto, el desprecio y el manoseo.

Todo indica que ésta será una apuesta ganadora, porque la mayoría de las mujeres están a favor de la paz, el diálogo, el amor y contra el odio, el racismo y la discriminación que difunde Trump.

Así que ahora nuestro futuro está en manos de las mujeres estadunidenses: afroamericanas, blancas, asiáticas y latinas. Ellas serán las que podrán manifestar la gran diferencia.

Por cierto, el próximo domingo 5 en Brooklyn, en el cierre de campaña de Hillary, una paisana tlaxcalteca, radicada en Nueva York, cerrará la ceremonia cantando una hermosa composición.

¡Las mujeres importan!

alvalima@yahoo.com