Heterodoxia

De la paz al olvido…

Para transitar algunos días por este puente Guadalupe-Reyes, una lectura amena, interesante, bien escrita: De la paz al olvido, de Rafael Tovar y de Teresa, editado por Taurus.

Ahora que la República parece acercarse a un abismo, similar al que vivió hace 115 años, esta obra resulta apropiada:

Un entorno internacional desfavorable, una economía en crisis, un gobierno fuerte solo en la apariencia, un pueblo injustamente tratado y resentido, zonas del país al borde de la ingobernabilidad y una clase política ciega y sorda ante la inconformidad.

Así era México cuándo celebró los 100 años del Grito de Dolores, y queda claro que algunos rasgos se asemejan al México de hoy.

La gran diferencia está en el liderazgo. Si bien Porfirio Díaz parecía disminuido, aún conservaba su dignidad y prestigio. Los mantuvo consigo hasta el final de su vida.

Una de las virtudes del libro recomendado es la gran visión que presenta de la biografía de Porfirio: su entorno político y familiar y las circunstancias internas e internacionales que determinaron su gestión.

En el texto se documenta con sencillez la construcción del México moderno que logró Porfirio: la gesta ferrocarrilera, la excelente administración y obra pública y la solidez financiera que lo permitió.

Se da paso, en algún capítulo, a la amena preparación de los festejos del Centenario, su creatividad y logística, en medio de la buena noticia que significó para otros países los bien organizados eventos que suponían —falsamente— superado el México bárbaro.

Después, el fin de la fiesta, la rebelión de Madero, Orozco y Villa, la toma de Ciudad Juárez. La juiciosa renuncia y el exilio.

Y ahí está la mejor parte del libro. El autor, bien documentado, nos presenta, con respeto, en detalle los últimos meses de ese gran personaje que fue Díaz. ¿Cómo recibió las noticias de la tragedia maderista? ¿Qué opinó del golpe de Huerta? ¿Fue cómplice o solo espectador? Su relación con su fracasado sobrino Félix.

Y algo a destacar: la magnífica opinión que de él tenían los gobernantes de aquel mundo. Lo consideraron un mexicano excepcional: valiente, patriota y honrado.

Similitudes y contrastes con lo que vivimos hoy.

alvalima@yahoo.com