Heterodoxia

Compartir el dolor…


Quizá el razonamiento del gobierno que mejor se recuerda, es que: el gasolinazo fue una medida dolorosa, pero necesaria.

Frase, que los tecnócratas vienen repitiendo desde 1982, cuando se les complicó la macroeconomía y decidieron que pagaran sus platos rotos los trabajadores.

Así, el ojo crítico de los televidentes que ven los noticieros registra que cuando se pronuncian éstas frases, lo hacen individuos poderosos, finamente vestidos, enjoyados, ubicados en elegantes escenarios y desplegando un lenguaje corporal que refleja todo, menos sufrimiento. Y que, generalmente, terminados los discursos, sonrientes, se propician apapachos.

De tal manera que el mencionado dolor que traerán las dichosas medidas anunciadas, no les toca a ellos. El padecimiento, es para otros.

Pero todo tiene un límite y tanto ha ido el cántaro al pozo, hasta que se ha roto. Y con ello la paciencia de la gente. Han sido las propias informaciones del gobierno sobre la corrupción de los gobernadores las que le abrieron los ojos a la población.

Porque, sí el gazolinazo significa 200 mil millones. Hay pruebas de que más de la mitad de ese dinero es el hoyo financiero que dejaron los gobernadores del Nuevo PRI: los Moreira, los Duarte, los Borge.

Así que, ¿con qué autoridad moral se pide a los millones de mexicanos jodidos que paguen con sangre, sudor y lágrimas lo que menos de 10 vivales se han robado impunemente?

Asimismo, ¿dónde está el dolor en los partidos políticos, que reciben toneladas de dinero público sin ningún control?

¿Dónde, el dolor en los mirreyes, hijos de papi político, que gastan dinero a manos llenas?

¿Dónde, el padecimiento de los burócratas que reciben, a cuenta del erario, sobresueldos, computadoras, bonos, vehículos, pasajes de avión y… vales gratis de gasolina?

Así que, mientras el dolor causado deliberadamente a los necesitados no se distribuya también entre los privilegiados y los impunes, el gazolinazo será rechazado. Y continuarán las protestas.

Tal cual.

alvalima@yahoo.com