Heterodoxia

¡Lo lograron…!

Buena parte de mi vida la he pasado en la zona metropolitana. Por tanto, como muchos otros, padezco rinitis alérgica causada por el exceso de ozono en la atmósfera.

Soy parte de los millones de afectados en su salud por la corrupción de los funcionarios que dejaron crecer, sin ningún control, la mancha urbana en el Valle de México.

En los 50, hacia el Oriente, la Ciudad de México terminaba en la actual Cámara de Diputados. En los 60, la urbanización solo llegaba hasta la Magdalena Mixhuca. Desde entonces he visto, con mis propios y asombrados ojos, cómo crecieron vertiginosamente Neza, Los Reyes, Chimalhuacán, Ecatepec, Chalco, Ayotla e Ixtapaluca. Presencié, alarmado, cómo todos los días aumentaba metro a metro el desastre urbano, ecológico y humano, donde millones mal viven entre polvo e inmundicias.

Junto conmigo, millones de mexicanos que circulábamos habitualmente por la calzada Zaragoza vimos lo mismo: el camino inexorable hacia el precipicio del desorden, la inseguridad, la contaminación y la tragedia, y nadie hizo nada para detener ese horror colectivo, causa principalísima de la contaminación.

Ahora es tarde para dar soluciones verdaderas. No existe plan para ello. Todo será emergencia. Medidas contradictorias. Irritación ciudadana. Traslados cínicos de la 'papa caliente'. Y, crisis política.

Además de mi salud y la de muchos, lo que ya se arruinó sin remedio es el futuro político de Mancera y Eruviel, quienes han perdido tiempo valioso en fantasiosas ensoñaciones presidenciales, sin haber abordado seriamente el problema. Será un milagro que puedan salir bien librados de esta pestilente crisis.

Resulta curioso que un asunto políticamente irrelevante para la teoría política clásica, como es la contaminación, haya agudizado las muchas contradicciones de injusticia que conviven en el Valle de México y estas hayan desatado una indignación sin precedente por la ineptitud de las autoridades.

Lo que no consiguieron los movimientos estudiantiles ni los conflictos electorales que han sacudido a la ciudad, lo está logrando la pareja Mancera-Eruviel: consolidar en el Valle de México un movimiento ciudadano espontaneo de rechazo a las medidas impopulares del gobierno.

Se tardaron, pero lo lograron.


alvalima@yahoo.com