Heterodoxia

Recortes en la cultura…

Ya hemos sido advertidos de que en 2016 habrá una reducción importante del gasto público federal, producto de la baja en los ingresos petroleros.

En ésta, como en todas las crisis dolorosas pero necesarias que ya vivimos en el pasado, se presentará la oportunidad para mejorar la transparencia y la eficacia del gasto público, o para victimizar, como ya se hizo en otros tiempos, a la educación y a la cultura con pretextos financieros.

Un ejemplo del dispendio es el gasto en promoción personal que realizan en televisión nacional impresentables gobernadores y presidentes municipales. Este costoso espectáculo se hace a cargo de las participaciones federales que reciben.

Mientras estos recursos se tiran a la calle, hemos recibido la denuncia sobre la amenaza de cierre de la Universidad Obrera de México.

Esta Institución cumplirá 80 años de existencia el 8 de febrero de 2016. Su fundador, Vicente Lombardo Toledano, la concibió en 1936 como formadora de cuadros dirigentes del movimiento obrero mexicano. El plan de estudios de la UOM siempre ha estado vinculado a la difusión de los derechos de los trabajadores y de la democracia sindical.

La Universidad Obrera ha ampliado esa función ofreciendo diplomados e impartiendo asignaturas orientadas a la educación para el trabajo e interactuando en su entorno geográfico del centro viejo de la Ciudad de México capacitando trabajadores informales. Asimismo, apoya a jóvenes marginados que desean ingresar a la educación media superior.

Pues bien, como primicia de los recortes que vienen, burócratas menores quieren desaparecer la Universidad Obrera de México mediante un convenio donde se pacte la liquidación de todo el personal de la institución.

Los dirigentes de la UOM se van a oponer a la desaparición de su universidad y desean hacer del conocimiento público este atropello.

Probablemente sean solo empleados menores quienes pretenden ahogar esta modesta pero útil e histórica institución cultural. En todo caso —afirman los académicos— deberá corresponder a los flamantes diputados recién electos decidir donde aplicar las tijeras del recorte y no a insensibles burócratas cuenta chiles.

alvalima@yahoo.com