Heterodoxia

Noemí y Michell…

Los mexicanos también hemos sido atacados: dos jóvenes mujeres asesinadas en París por los yihadistas eran nuestras compatriotas. Ambas formaban parte de la nueva generación de mexicanas estudiosas, cosmopolitas, bellas y valientes, que han salido al mundo a correr riesgos para buscar las oportunidades que aquí no han encontrado. Las mataron sin motivo.

Murieron igual que los turistas mexicanos que cayeron por las balas del ejército egipcio al quedar en medio de la lucha entre ellos y los terroristas del califato islámico.

Por lo visto, la tercera guerra mundial que ya estalló por ráfagas —Francisco dixit— también nos involucra.

Nuestra primera necesidad será informarnos de lo elemental:

El Oriente Medio está constituido por naciones en conflicto desde tiempos remotos. Los motivos fueron religiosos, pero ahora son ideológicos y económicos también. Ahí mal conviven las tres grandes religiones monoteístas: el judaísmo, el cristianismo y el islam. Las fronteras entre ellas son artificiales e inestables. Nadie las reconoce y con frecuencia las disputan violentamente.

Europa siempre ha intervenido militarmente en Oriente Medio con pésimos resultados: romanos, cruzados, colonialistas e imperialistas han cometido enormes atrocidades ahí. Las últimas: la imposición violenta del Sha en Irán, la Guerra del Golfo, la Invasión de Irak, la caída de Mubarak, el derrocamiento de Gadafi, el golpe al presidente egipcio Mursi y la guerra civil en Siria. Fiascos todos.

Fanatismo, regímenes asesinos, millones de refugiados y desigualdades abismales en medio de un mar de opulencia petrolera han producido una inmensa bomba de tiempo.

Al conflicto israelí–palestino ahora se ha sumado la rivalidad entre las teocracias saudita e iraní, el nacimiento del califato ISIS y el resurgimiento del terrorismo suicida entre musulmanes radicalizados nacidos en Europa; además del nuevo protagonismo expansivo de Putin. Un coctel diabólico.

¿Encontrarán algún día judíos, cristianos, musulmanes, ateos y laicos fórmulas pacíficas de convivencia? ¿O nos veremos todos arrastrados a un conflicto peor que los vividos en el siglo 20?

¿Habrá más mexicanos muertos?

Pronto lo sabremos.


alvalima@yahoo.com