Heterodoxia

Horas contigo…

Mi generación, la que pasó su juventud universitaria en la década de los 60, fue audaz y reventada. Enfrentados a los dilemas de la época: ¿existe Dios? ¿Tiene sentido la familia? ¿Es la violencia el único método para mejorar al mundo? Vivimos la contradicción entre las creencias conservadoras de entonces y los nacientes valores de la cultura libérrima que hoy disfrutamos.

Fueron muchas las crisis, producto del súbito derrumbe de los castillos de pureza y la irrupción desobediente de búsqueda y excesos. El tabaquismo, el alcoholismo y el consumo de mariguana comenzaron a extenderse entre los jóvenes, así como la gonorrea y las ladillas. (Aún no aparecían, afortunadamente, el sida, la cocaína y las metanfetaminas).

Pasada la fiebre sesentera, muchos de aquellos rebeldes se aplacaron, se emparejaron y tuvieron hijos. Parejas mutables en busca de estabilidad.

Curiosamente, la mayoría de los hijos sesenteros que hoy rondan de los 25 a los 45 años han vivido de diferente manera —quizá más sana— sus crisis existenciales. Asimismo, algunos de ellos ya se han emparejado y tenido hijos, pero aún es una incógnita cómo enfrentarán la vida los nietos de los sesenteros.

Toda esta convivencia de generaciones contradictorias es el tema de la película Las horas contigo, de Catalina Aguilar, que vi ayer con mis hijas.

Salimos del cine divertidos y satisfechos. Habíamos vivido una buena experiencia: ahí en la trama estaban los rasgos de mi madre y de la madre de mis hijas; pero sobre todo estaban ellas, reencarnadas en el personaje principal. Disfrutamos la sutileza con que los personajes abordaron nuestros dilemas: la rebelión antirreligiosa, la difícil relación madre e hija. La aceptación de la maternidad. El conflicto femenino y masculino. Nos alegramos de comprobar la vitalidad y calidad del nuevo cine mexicano y su aceptación por el gran público. Por fin, historias bien contadas, guiones inteligentes y personajes entrañables. Producciones eficaces y direcciones profesionales.

Cinematografía divertida y de calidad, ideal para superar con esperanza estos días de rabia e incertidumbre: Las horas contigo.

alvalima@yahoo.com