Heterodoxia

¿España genocida?…

El 12 de octubre es Fiesta Nacional en España. Como todos los años, se celebró un desfile militar en Madrid y el rey Felipe VI ofreció la recepción.

El indicio de que las cosas están cambiando en la península lo dio Pablo Iglesias, el joven dirigente del nuevo partido Podemos, quién se negó a asistir a los festejos: "Porqué él y su partido no lo comparten".

Asimismo, Ana Colau, la flamante alcaldesa de Barcelona, también condenó la celebración alegando: "Vergüenza al celebrar un genocidio". El alcalde izquierdista de Cádiz, José González, Kichi, también rechazó el festejo: "Nunca descubrimos América, masacramos y sometimos un continente".

En el otro lado de la barricada, Albert Rivera, el carismático líder del partido Ciudadanos, declaró contra Iglesias: "No se puede querer ser presidente y no celebrar el día de España".

Por su parte, el gobernante Partido Popular, tratando de enfriar la polémica, solo llamó "ignorantes e infantiles" a los que "cuestionen el papel de España en el Descubrimiento de América".

En fin, que a la infinidad de diferencias que dividen a los españoles en los terrenos políticos, religiosos y deportivos, ahora se agolpan también las opiniones encontradas sobre la Fiesta Nacional de España y su propio pasado.

Así que la revuelta ideológica y cultural que ahí se vive parece dejar atrás el bipartidismo convencional que gobernó durante 35 años y se dispone a protagonizar —dentro de 70 días— una jornada electoral inédita, donde cuatro partidos —dos de ellos nuevos— se disputarán el poder.

Nadie sabe a ciencia cierta quién será el próximo presidente de España, ni cómo se configurarán las alianzas para la gobernanza, pero lo que sí es un hecho es que habrá sorpresas.

Aparecen así más datos de que tanto en la convulsa España como en el México bronco hay un cambio en las actitudes políticas de muchos jóvenes y mujeres que dejan atrás prejuicios y paradigmas para asumir decisiones atrevidas.

Dispongámonos entonces a disfrutar, en ambos lados del Atlántico, del derrumbe de antiguas creencias y del surgimiento de nuevas ideas, conductas y personajes.

El 2015 en España y el 2016 en México nos depararán fuertes emociones, declaraciones estridentes y cambios espectaculares.

Lo veremos.


alvalima@yahoo.com