Heterodoxia

Emociones descontroladas…

Una ola de incertidumbre recorre la República:

La fuga de El Chapo. La devaluación del peso. Los cambios en el gabinete. El alejamiento del Papa. El malestar en las fuerzas armadas.

La falta de información creíble y suficiente sobre estos temas ha dado pie a rumores y teorías extravagantes. El humor, siempre presente en las crisis mexicanas, ahora no ha logrado disolver la preocupación.

El tema económico es, desde luego, dominante: ¿hasta dónde llegara la devaluación? ¿Cómo impactará en los precios? ¿Cuáles productos subirán? ¿Estamos indefensos ante los vaivenes globales? ¿Cómo reflejará el gasto público la baja al precio del petróleo? ¿Me afectará personalmente? ¿Debemos prepararnos para escenarios económicamente más difíciles?

El asunto fiscal también preocupa:

¿Hay alguna otra fuente para equilibrar las finanzas públicas que no sean los impuestos? ¿Qué tanto sigue siendo válida la reforma fiscal? ¿El incremento en la recaudación fiscal ha logrado un mayor crecimiento económico? ¿O más bien ha sido al revés?

La fuga de El Chapo aún atrae la atención. De la sorpresa burlona, el ánimo público ha pasado a la crítica: ¿por qué no lo extraditaron? ¿Realmente salió por el túnel? ¿Habrá más renuncias? ¿Sabremos algún día quiénes fueron sus cómplices?

Y siguiendo con el tema de las renuncias, muchos se preguntan: ¿estará satisfecho el Presidente con su equipo? ¿Y quiénes entrarían al quite? ¿Dinosaurios echeverristas? ¿Más Itamitas? ¿Quizá Unamitas?

La delincuencia sigue preocupando: ¿por qué no podemos tener buenos policías? ¿Qué no se da cuenta el gobierno que si solo resuelve la inseguridad, las personas aguantarían impuestos, excesos y devaluaciones? ¿Por qué no se proporcionan argumentos inteligentes y suficientes para defender al Ejército y a la Marina? ¿Cuándo se aprobará el nuevo marco legal para las fuerzas armadas?

Y, por último, un tema que ronda en las enormes capas populares guadalupanas: ¿por qué no ha venido el papa Francisco a México? ¿Por qué no sabemos cuándo lo hará? ¿Están deterioradas las relaciones con el Vaticano?

Como nadie comunica las respuestas correctas, el fantasma de la incertidumbre descontrola las emociones y nubla el entendimiento.

alvalima@yahoo.com