Heterodoxia

Batalla por la alternancia…

Dentro de un año se llevará a cabo la madre de todas las batallas por la alternancia: la renovación de poderes en el Estado de México.

Por su importancia económica, demográfica y electoral, el Edomex es el corazón político de la nación. Quién lo posea tiene con que ser dueño, también, de buena parte del país.

Por eso hace años el gobernador Peña Nieto se impuso a los otros aspirantes a la candidatura presidencial de su partido. Porque su estado pesa mucho.

Pero la reciente rebelión ciudadana ocurrida en 14 entidades de la República presagia que puede haber cambios en el Palacio de Gobierno de Toluca. Hay ahora una vigorosa voluntad popular de participación electoral, desconocida hasta hace poco.

¿Hacia dónde se moverá esta nueva masa crítica?

Es una incógnita que se irá despejando en los próximos meses.

En el PAN —eufóricos como están— seguramente ya discuten quién puede ser su candidat@ al gobierno del estado y cuáles serían los mejores argumentos para alcanzar aquel poder. Tendría que ser alguien —como todos los candidatos de esta nueva era— sin cola que le pisen y una buena dosis de valor, salud y carisma.

Una figura nacional con arraigo local, que posea habilidades para el combate mediático y comprenda que la única manera de salir bien librada, en estos difíciles tiempos, es el de conducirse con honestidad.

Porque los paradigmas del pasado político mexiquense han quedado sepultados por el rechazo generalizado a los escándalos de corrupción.

Ahora un político pobre puede ser el gran candidato.

Algo parecido ocurrirá en la izquierda: Morena tiene en el Estado de México la oportunidad de realizar un desempeño espectacular que lo posicione como opción verdaderamente competitiva.

Todo depende de la astucia que despliegue para atraer a las clases medias de la zona conurbada y elija el candidato exacto (como el joven Cuitláhuac en Veracruz).

El PRI la tiene difícil. Viene de una derrota nacional y no se le ha visto voluntad para evolucionar. Sus personalidades y sus rollos son de otras épocas, cuando el clientelismo y los acarreos le funcionaban.

Ahora es el tiempo, desconocido para ellos, de la humildad y la transparencia.

Pero nada está decidido. La moneda estará girando en el aire. Quien presente, cuanto antes, un candidato idóneo que atraiga la atención, tendrá la ventaja.

Emoción gratuita para todos…

alvalima@yahoo.com