A Rajatabla

Más tareas para el nuevo

Cuando propusimos que el próximo gobernador entrara cortando caña en el campo nauseabundo de la corrupción, hubo reacciones encontradas de los lectores.

Un mexicano por naturalización, que ha vivido aquí por más de 35 años, mostró su incredulidad: recuerde la cruzada por la renovación moral de Miguel de la Madrid, la corrupción se exacerbó en su administración. No basta pues con discursos y buenas intenciones.

Oro lector dice que la agenda que proponemos para la primera semana más parece cambio de maquillaje que cirugía mayor como la que demanda NL. No basta con cambiar el estilo de gobernar. Hay que cambiar el rumbo con la intención que recomiendan los conservadores: mantener lo que está bien y cambiar enérgicamente.

El nuevo gobernador tiene que dar seguimiento a la Fuerza Civil, continuar la Línea 3 del Metro, traer el agua del Pánuco. Pero debe atar los programas de inversión con el combate a la pobreza. Combatirla no con medidas asistenciales sino con generación de empleo, un sistema educativo que no deje atrás a nadie, por condición social y económica.

Hay que sanear a fondo las finanzas del estado, no sólo abonar en forma cuantiosa la deuda sino amarrar las manos de los funcionarios, de los proveedores y contratistas que no respetan los presupuestos.

Un lector más dice que en la primera semana hay que mandar un mensaje duro y claro sobre el sistema de justicia. Disciplinar primero a los agentes del Ministerio Público, sobre todo a los enriquecidos ilegítimamente.