A Rajatabla

El sucesor de Áncer

Con más pobladores que la mayoría de las ciudades del país, con más presupuesto que cualquiera de ellas, la Universidad Autónoma de Nuevo León es por fuerza objeto de codicia de grupos externos e internos.

A un año de la sucesión del rector, el doctor Jesús Áncer, ya se mueven entre sombras esos grupos.

Buscan posicionarse en un proceso electoral que de por sí es crítico; y lo es más porque coincide exactamente con el de elegir gobernador del estado.

En derredor de tres nombres se aglutinan los grupos internos universitarios: el mayoritario, por supuesto, corresponde al doctor Áncer.

Subsisten seguidores de dos ex rectores, el ingeniero José Antonio González y el doctor Reyes Tamez.

Contra lo que elucubran los grillos no hay diferencias irreconciliables entre los tres. La versión más creíble es que ya avanza la negociación para apoyar al mismo candidato.

En principio, ese candidato único sería el ingeniero Rogelio Garza, secretario general de la UANL y líder del poderoso grupo de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME), la escuela más poblada.

Con 165 mil universitarios, de los que más de la mitad tienen credencial de electores de Nuevo León, más vale que respeten los partidos ese proceso interno.

Y que para antes de los comicios estatales de julio de 2015 esté formalmente resuelta la sucesión del doctor Áncer.