A Rajatabla

Que suban las tarifas

El espectro de un alza inminente en las tarifas del transporte camionero ya provocó el clamor de los usuarios, la protesta airada de los diputados de oposición y de los columnistas.

Pero las tarifas se van a incrementar seguramente. Y los camioneros prometerán que van a mejorar el servicio. Dentro de un año vamos a estar con la misma discusión.

Es evidencia pública que las unidades camioneras son cada vez más caras y que el combustible ha subido, por decreto, cada mes.

Igual son justas y fundadas las quejas contra la falta de esmero en el cuidado de los camiones, lo errático de sus tiempos de recorrido y la sinrazón de sus rutas.

Se distorsiona el debate público por mezclar dos temas que son concurrentes pero no necesariamente interdependientes.

Las tarifas hay que mantenerlas actuales para que el servicio sea costeable, porque lo prestan empresas particulares, no los municipios ni el estado.

Y en otro apartado debemos legislar controles más rigurosos de las condiciones en que se presta el servicio.

Más actos de autoridad para reestructurar las rutas, establecer estándares de aseo, condiciones físicas y atención del usuario. Volver riguroso el reclutamiento y capacitación de operadores. Practicarles el antidoping y aplicarles el alcoholímetro con frecuencia.

O nos pasamos cada fin de año con el diálogo de sordos, entre camioneros que exigen la paga justa y usuarios justamente irritados con el mal servicio.