A Rajatabla

La reforma tan discutida

Calmada ya la polvareda que provocaron los diputados con su disputa sobre el contenido de la ley electoral, vale la pena reseñar lo que finalmente se logró.

Para empezar, los priistas puntualizan que el proyecto aprobado es el que ellos propusieron desde mayo, no hay la victoria heroica de los panistas sobre las huestes del mal.

La reforma se instrumentó con Álvaro Ibarra, secretario general de Gobierno, como técnico que no entra a la cancha, y Édgar Romo y Francisco Cienfuegos organizando el juego en el terreno.

En cuanto a los logros reales, vale la pena reseñarlos:

1) Candidaturas comunes, figura que le saca la vuelta a la coalición y que se aprobó en otras entidades y en Nuevo León quedó eliminada.

2) Los porcentajes de los candidatos independientes aquí tienen una posibilidad real: para gobernador es el 3% y para las alcaldías es con relación al número de habitantes por municipio. En otros estados es hasta el 5% y generalizado.

3) El porcentaje de las curules de representación proporcional, en NL quedó en 3% la primera curul y 3% la segunda curul.

4) El número de magistrados en el Tribunal Electoral es de tres, como lo marca la federal; sin embargo, como la intención del PAN aquí, en otros estados si se logró y lo subieron a cinco. Nuevo León se queda con tres.

5) Se acordó la propuesta que todo voto cuenta, aunque el elector cruce los espacios de los dos partidos en coalición.