A Rajatabla

¿Con quién y contra quién?

Por la forma en que arrancó la contienda por la gubernatura de Nuevo León parecía claro que fue el gobernador Rodrigo Medina quien tomó todas las decisiones a nombre del PRI y le endosó no tanto la defensa de una causa sino la defensa y continuidad de su Gobierno por otro sexenio.

Eso beneficia a la candidata priista Ivonne Álvarez porque le da pie para arrancar programas que se benefician del pasado inmediato y ofrecen la mejora de lo que ya tenemos.

Pero ha tenido otro resultado: que las campañas de los opositores al PRI concentren sus disparos no contra el aspirante sino contra Rodrigo Medina.
A estas alturas pareciera que su Gobierno va a estar en la boletas sufriendo estragos por las malas opiniones vertidas por los adversarios del PRI.

En el poco tiempo que quedan para las campañas Ivonne tendrá que deslindarse del Gobierno presente y dar preferencia a propuestas diferentes y propias.

Porque puede ser importante pronunciarse en favor de mejorar Fuerza Civil, pero se trata de un programa estrictamente medinista; hay muchos campos para innovar y presentar alternativas novedosas que hablen de un nuevo estilo de gobernar, no de un recalentado.

Ivonne tiene ideas propias y un prestigio que consolidar, pero necesita moverse con más iniciativa y sin tantas ataduras al pasado.