A Rajatabla

Sin querer queriendo

Ugo Ruiz, alcalde de San Pedro, no se chupa el dedo: sabe que en las encuestas entre aspirantes a gobernador marcha atrás, muy atrás, de Margarita y Mauricio.

Ugo como quiera apura el paso para cumplir este otoño todos sus compromisos del primer día: eliminar la pobreza que sí existe en el municipio modelo, poner orden en Desarrollo Urbano, seguir con la Gran Vía, con transporte masivo que realmente baje de su automóvil a los veleidosos vecinos de la colonia Del Valle.

Y pasar la prueba de fuego: disciplinar al constructor de la torre Tanarah, así tenga que tumbarle el copete a la abusiva construcción.

En un folleto sobre sus logros de año y medio de gestión, Ruiz presume la compra de 147 patrullas, el finiquito de la licitación sobre recolección de basura y el plan de desarrollo urbano que someterá a consulta popular en los meses siguientes.

Habla de una Policía certificada y aumentada hasta la proporción recomendada de elementos por millar de vecinos.

En lo político, contribuyó en el triunfo de Madero sin las mañas del resto de la metrópoli.

Y sin querer queriendo, como decía el Chapulín Colorado, deshoja la margarita esperando un vuelco espectacular en la lucha interna por candidatura panista para gobernador.

Convencido de que como dice el refrán: el que porfía, mata venado.