A Rajatabla

Las tres puertas

Un observador de la política local dice que quien quiera ser candidato del PRI a la próxima gubernatura, necesitará tramitar los avales por lo menos en tres frentes.

Claro, partiendo de la premisa de que tenga méritos e imagen ante los ciudadanos, porque ya no se pueden descubrir talentos de la noche a la mañana mediante la magia de un destape.

Las puertas a las que tiene que llamar quien aspire a esa candidatura son la del Presidente de la República, la del gobernador del estado y las de los líderes priistas en el Congreso de la Unión, Manlio Fabio Beltrones y Emilio Gamboa Patrón.

Cambió la estructura de las decisiones políticas en una nueva realidad nacional, con el PRI posicionado en Los Pinos y en la mayoría legislativa.

En tiempos de los dos presidentes panistas, el PRI virtualmente se desmembró y en cada entidad el gobernador mandaba como cacique invencible.

En Nuevo León, González Parás desactivó a los aspirantes más acelerados e impulsó exclusiva y exitosamente a su secretario general de Gobierno, Rodrigo Medina.

Ahora hay influencia y jerarquía en el partido en el poder. Se intenta gobernar las entidades con un equipo homogéneo, no con una distribución feudal de poderes, entre pequeños virreyes.

Si acepta la óptica de este observador, piense en quiénes de los que suenan tienen acceso a ese tipo de palancas. Y descarte a los que tienen cerrada con doble llave una o las tres puertas que le decimos.