A Rajatabla

Se pudrió San Pedro

El PAN carga con la responsabilidad histórica de haber corrompido el modelo de buen gobierno que regentea desde hace 25 años consecutivos en San Pedro.

Desde el 64 tiene participación activa en la administración municipal. Pero en los primeros 25 años se alternó en el poder con el PRI.

En esa alternancia pasaron por la alcaldía  lo mismo eficientes priistas como Felipe Zambrano, Genaro Leal o Raúl Rangel Hinojosa; y panistas de la categoría de doña Norma Zambrano, Tere García de Madero, Rogelio Sada.

Pero después del Gilberto, el PAN regresó para quedarse. Se enquistó en la alcaldía y paulatinamente cayó en los vicios no sólo del PRI, sino de todo partido que se perpetúa en el poder: alcaldes repetidores, ausencia de autocrítica, envilecimiento de sus funcionarios, impunidad de los latrocinios contra el erario.

La culpa de esa descomposición es de los panistas. Pero la responsabilidad es del PAN y del PRI.

En un cuarto de siglo el PRI no ha sabido y no ha podido neutralizar la maquinaria electoral manejada desde palacio municipal. Y casi siempre ha postulado a los candidatos equivocados.

Los ciudadanos de San Pedro, por su parte, son víctimas complacientes del mal gobierno resultante. Al extremo de que mantienen en la cúspide de la popularidad al ex alcalde que aceleró la corrupción, cogobernó con una banda criminal y dejó el municipio en escombros.

jvillega@rocketmail.com