A Rajatabla

Ya es problema nuestro

No parece afectarnos la tragedia migratoria que sufren los países centroamericanos.

Miles de niños y adultos huyen de la pobreza extrema y la violencia del crimen organizado.

Todos intentan entrar a territorio americano así tengan que afrontar a la migra, los polleros y hasta el sucio paso por México a bordo del tren fatal llamado La Bestia.

Bajo agobio de todas esas plagas, muchos de esos migrantes no se atreven finalmente a cruzar la frontera.

Y ahí se convierte en problema de México y hasta nuestro, de los regiomontanos.

Porque muchos de esos migrantes frustrados terminan en Monterrey en busca de albergue provisional. Y otros a quedarse en definitiva.

Al no alcanzar el sueño americano, encuentran en Monterrey un horizonte más halagüeño que en su patria desvencijada.

El problema ya existe en Monterrey y no estamos haciendo nada para resolverlo.

Necesitamos abrir, como ya lo hicieron otras ciudades mexicanas, albergues provisionales para esos migrantes y cientos de niños que viajan solos.

Hay que buscarles empleos temporales para que puedan comprar los pasajes de vuelta a su tierra.

Y a los que se quieran quedar, admitirlos en nuestras escuelas y orientarlos sobre oportunidades de empleo y educación.

La misma hospitalidad y trato que buscamos en el extranjero para los migrantes nuestros.