A Rajatabla

Las más "populares"

En la mercadotecnia política se confunde el ser reconocido públicamente con la popularidad canjeable por votos al llegar el día de la elección.

Pero para el político ser reconocido por el público sólo denota que sabe mover el abanico, que ha permanecido en los medios por sus dichos y acciones y hasta por sus pleitos.

El ciudadano reconoce, pero se reserva su decisión del voto para cuando haya elementos de juicio y de valor.

Pero las postulaciones toman en cuenta un conjunto de condiciones y valores, de intenciones de servir y apoyo de militantes y ciudadanos.

Por eso se antoja apresurado y volátil suponer que las candidaturas para gobernador deben asignarse a Margarita Arellanes e Ivonne Álvarez, por ser la panista y la priista más reconocidas, casa por casa.

Ya sabemos que son populares, Arellanes por sus constantes pleitos y desfiguros, porque se autopromociona. Ivonne, por su parte le cae bien a la gente por ser campechana, por ser bonita y por sus discursos que apelan a los sentimientos de sus oyentes, no a su capacidad de juicio.

Pero más allá de su popularidad, que les serviría para ganar como reinas de la simpatía, no garantizan capacidad ni visión para gobernar un estado tan complejo y emproblemado como Nuevo León.

jvillega@rocketmail.com