A Rajatabla

Que pague Páez

Fue casi unánime la reacción de alivio ante el fallo de la Suprema Corte, que salvó al alcalde de Santa Catarina, Víctor Pérez, de su destitución por no acatar a tiempo una resolución judicial.

Y a pesar de su mala imagen y peor saldo a su paso por los mandos municipales, parece igualmente oprobiosa la consignación penal del ex alcalde Gabriel Navarro.

Ni la liberación de Víctor ni la orden de aprehensión contra Navarro, por demorar el pago, anulan el daño patrimonial a los ciudadanos de Santa Catarina, pues hubo que pagar 45 millones de pesos a un particular despojado por una arbitrariedad.

La autoridad municipal y la Procuraduría de Justicia tienen doble responsabilidad moral: recuperar los dineros pagados y fincar responsabilidades al alcalde autor del despojo, Alejandro Páez.

Fue él quien hizo un parque público encima de una propiedad particular. Erró al no indagar previamente si el predio era o no municipal. Y ante la queja del dueño, se hizo de los oídos sordos.

Páez se comportó con negligencia tanto en Santa Catarina como en su siguiente alcaldía, en San Pedro.

Derrochó en un funicular que fue desactivado apenas construido en Canteras.

Y fue él quien un día antes de terminar su gobierno concesionó espacios públicos para montar carteleras publicitarias incómodas, impropias.

Hay que sentar un precedente y prevenir a todos los alcaldes de ser aseados en su toma de decisiones.